01 marzo 2015

Lo vacío que puede ser un “námaste”


Hoy en día entre las personas aficionadas a las filosofías “light”, “buena onda”, y las “buenas vibras” está muy de moda el utilizar la palabra “námaste”, aunque muchos la pronuncian como “namasté”, siendo que ni siquiera conocen el origen o el significado de esa palabra. Irónicamente quienes la usan se creen los muy cultos o “iluminados”.

Y no me estoy refiriendo a los serios practicantes de la religión budista o hinduista, pues ellos sí tienen pleno conocimiento de su carácter y significado, pues es parte de sus dogmas más básicos que siguen por su fe, y no lo hacen por una simple moda como algunos otros que andan de “novedosos” sin ser de fieles de esas religiones.

Algunos de esos individuos “buena onda” dicen que la palabra “namasté” (como ellos la pronuncian) es de origen maya y que significa “El dios que habita en mi saluda a al dios que habita en ti”, y que es un saludo que utilizaban los antiguos “chamanes” en sus rituales. Eso es completamente falso. Le han inventado otros significados como “Yo soy tu otro tú, somos solo uno”, pero con mencionar estos me parece más que suficiente para exponer lo erróneo de esa creencia.

La palabra námaste es de origen sánscrito, un lenguaje nativo de la India, y su significado real es “te saludo (o reverencio) a ti”, sí, solo eso significa. No tiene nada que ver con “divinidad interna” ni nada por el estilo, y es utilizado tanto por los seguidores del budismo como del hinduismo, pero como ya es sabido por muchos, grupos pseudo-místicos con tal de ganar seguidores, que son aficionados a lo “espiritual”, copian las prácticas y rituales de filosofías o religiones que a ellos les convengan, para mezclarlas y crear una capirotada de ideas, que unas no tienen nada que ver con las otras, pero que se escuchan “bonitas” a los oídos de sus seguidores que siguen pagando sus cuotas y “cooperaciones”.       

Aquí estamos viendo como una práctica religiosa es copiada y desvirtuada por otros con tal de llamar la atención de turistas, curiosos o fanáticos de lo “místico”, pero ni siquiera saben lo que están diciendo o haciendo. Así han surgido varias supersticiones e incluso sectas que terminan abusando de sus seguidores para utilizarlos en sus deseos personales, netamente terrenales.

Así como por un momento se puso de moda en algunas personas traer un rosario como si fuera un collar en el cuello, y que eso ahora ya está desaparecido, así puede pasar con esa moda de saludar de una manera que ni siquiera saben que están diciendo, con tal de verse “nice” ante todos, cuando en realidad se ven ridículos.

Si van a usar palabras que no corresponden a su fe, ideología o afiliación, de perdido estudien correctamente lo que significa lo que van a decir, no les vaya a pasar que los pongan evidencia de su dudosa posición intelectual y demuestren su vacío existencial.

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

1 comentario:

César Buenrostro dijo...

Las peores personas que he conocido usan esa palabra ¿Ironía?