26 junio 2017

70 años de ovnis sin extraterrestres


El pasado 24 de junio de conmemoró el “Día internacional para la investigación del fenómeno ovni”, una fecha de recuerda el primer avistamiento de ovnis reportado en la historia realizado por el piloto aviador Kenneth Arnold el 24 de junio de 1947. El estadounidense dijo haber visto 9 objetos voladores no identificados en formación cerca de Monte Rainier, en el estado de Washington. Y debido a una mala interpretación o tergiversación “periodística”, surgió el mito de los platillos voladores.

Posteriormente se acuñó de forma más general el termino ovni para señalar a este fenómeno, pero por varias décadas del siglo pasado, hasta los 1990´s, todavía el decir platillo volador u ovni era incorrectamente manejado como equivalente a “nave extraterrestre”. Poco tiempo después del incidente del Monte Rainier, ocurrió el afamado Caso Roswell, en Nuevo México, que vino a traer más auge al tema de los ovnis.

Pero se apagó momentáneamente, hasta que de nuevo en los “contactados” y “abducidos” llegaron ha hacer su negocio con mitos y relatos nuevos de encuentros insólitos con seres de otros mundos que venían a dejar mensajes de amor y paz o a hacer experimentos biológicos con humanos. No faltó el que se inventó su secta religiosa de adoración a los extraterrestres para sacar más dinero del gran negocio que el mito de los extraterrestres estaba dejando en el mercado del misterio.

Cuando el tema ya estaba caducando y los fraudes de fotógrafos eran descubiertos, vinieron los pseudo-investigadores con el timo de los extraterrestres en el pasado, alegando cuanta cosa se les ocurría con tal de alegar que la Tierra ya había sido visitada por alienígenas y dejado sus evidencias aquí. Se les adjudicó desde la creación de pirámides hasta la construcción de aeronaves, pero todo esto fue descartado por la simple contrastación de evidencias y pruebas. Así cayeron esos mitos, que todavía algunos siguen. El mercado de la ignorancia siempre ha sido fructífero.

Lo más novedoso que sacaron fue lo de las momias extraterrestres, osamentas y restos humanos momificados que presentaban deformaciones causadas por prácticas rituales como el alargamiento de cráneo o malformaciones por defectos genéticos. Los pseudo-ufólogos y pseudo-periodistas no dudaron en explotar estos casos con tal de llamar la atención de los más ingenuos e ignorantes en ciencias naturales. Pero afortunadamente, los investigadores reales, de la mano de científicos honestos, lograron refutar y desmitificar esos casos falsos.

La MUFON (Mutual Ufo Network) reportó que en el mes de mayo del presente año tuvieron 624 avistamientos de presuntos ovnis en todo el mundo, destacando los países de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, India y Portugal por ser los de mayor número de reportes. Pero son solo reportes de avistamientos, no de casos resueltos. ¿En dónde quedó la investigación? ¿En dónde está la estadística actualizada de casos resueltos? Esa estadística de reportes de avistamientos solo es una evidencia de que las personas padecen de una severa ignorancia sobre lo que vuela por los cielos. Y si a eso le agregamos que, hoy en día, se considera que de los reportes el 99% tiene una posible explicación, y ese 1% no tiene indicios de ser extraterrestre.  

Hoy sabemos que en el caso del Monte Rainier, ni el caso de Roswell, hubo alguna nave extraterrestre involucrada, todo fue producto de la mistificación y la desinformación. Hoy en pleno siglo XXI se sigue con un mal manejo de la información relacionada con estos temas por parte de algunos “divulgadores” y “periodistas” que solo rebajaron esto a vil charlatanería, y ahora salen con la novedad de la “exopolítica” que solo es pan con lo mismo, pues para todo hay público, y el neo-oscurantismo ha sido su negocio bastante floreciente en los medios que no tienen una línea editorial basada en la objetividad y la seriedad.

Ese día no hubo nada que celebrar, pero sí mucho que meditar. Se ha dejado avanzar a la charlatanería y sus falsos extraterrestres, falsos contactados y falsos canalizadores. Sin embargo, la creciente corriente de investigación seria y formal (escéptica) cada día gana muchos más espacios en los medios y las instituciones académicas, como debe de ser.

Si queremos que este fenómeno sea abordado con seriedad, hay que comenzar por dejar de idolatrar falsos mitos y dejar de defender a la charlatanería, la mente abierta se pone de manifiesto al rechazar los timos, pues solo las mentes cerradas se aferran a ellos. Tenemos que apegarnos estrictamente a la realidad de las evidencias palpables y tangibles de este fenómeno, que claramente señalas que de extraterrestres no hay nada de momento.    

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

19 junio 2017

La realidad del misterio de Hercolobus



En las crónicas más antiguas de la humanidad se ha mencionado a misteriosos cuerpos celestes que eran observados por los sabios estudiosos del cosmos, que con primitivos conocimientos de astronomía, física y mucha observación, pero sobre todo mucha paciencia, lograron llegar a describir y ubicar su posición en el firmamento. 

Dentro de esos misteriosos objetos astronómicos, se dice que hay uno que podría acarrear grandes tragedias a la Tierra cuando llegue el momento de su proximidad, es el planeta Herclobus. Se supone que es un planeta antiguo, conocido por los antiguos estudiosos, pero la realidad de este mitico planeta es muy distinta a lo que dicen esos “conocedores”. 

A pesar de la gran documentación de planetas existentes en el cosmos, en toda la historia de la humanidad, en ningún registro existe la más mínima referencia al supuesto planeta Hercolobus, y de hecho es apenas en el año de 1956 cuando un brasileño de nombre Hercílio Maes, quien era practicante del espiritismo y la teosofía, lo inventó para “profetizar” grandes calamidades que ocurrirían en nuestro planeta en 1999, cosa que como todos sabemos no ocurrió. 

El mito del planeta Hercolobus, o el Planeta Rojo, se lo fueron pasando copia tras copia los seguidores de la doctrina denominada “gnosticismo”, una ideología que deja mucho que desear sobre sus enseñanzas, que en lugar de promover el acercamiento al conocimiento, procuran alejar a las personas del mismo, sumergiéndolas en la mistificación del esoterismo. 

Algunos quisieron mezclar el mito de Hercolobus con el de Nibiru, diciendo que se trataba del mismo planeta, pero igualmente no existe ninguno de los dos. Veamos las razones reales de que este misterioso planeta no existe. Para empezar se lo inventaron en los años 1950´s supuestamente por medio de “canalizaciones” de un “espíritu guía” o “maestro” llamado Ramatis, que solo ha sido una invención para publicar libros de doctrinas pseudo-místicas.  

Se supone, según los datos dados por ese supuesto espíritu a sus “médiums”, Hercolobus tiene un tamaño 6 veces superior a Júpiter, por lo que su acercamiento a nuestro planeta causaría grandes catástrofes apocalípticas, y esto ocurriría para el año 1999. Y como todos sabemos a ciencia cierta, no pasó nada. 

De hecho, si este planeta estuviera tan cerca como dicen sus promotores, a menos de 10 millones de kilómetros de la Tierra, ya debería ser visible a simple vista sin ninguna ayuda de telescopios o binoculares. Pero la realidad es que no hay tal planeta, ni siquiera la más mínima evidencia de su existencia en nuestra galaxia, mucho menos dentro de nuestro sistema solar. Un planeta gigante e invisible, simplemente no es factible, y mucho menos teniéndolo tan cerca. 

Algunos tergiversaron más el mito de Hercolobus como “el planeta de los muertos” o el “planeta de la muerte”, unos porque supuestamente el alma de los muertos era migrada a ese sitio a la espera del Apocalipsis, y otros porque ese planeta traería una gran muerte a nuestro mundo, pero ambos cuentos resultaron ser falsos. 

Han intentado relacionar a Hercolobus que están a millones de kilómetros fuera de nuestro sistema solar, pero no tienen nada que ver con ese mito, pues ni llegaron en su tiempo, ni se dirigen rumbo a nosotros, mucho menos a la velocidad que ese planeta supuestamente se desplazaba por el universo. 

Los vendedores de miedos y mercaderes de la ignorancia siempre inventarán cosas nuevas para captar más víctimas, o se sacarán de la manga cuentos viejos y obsoletos con tal de atraer y mantener cautivos a sus seguidores, alejándolos del saber y atrapándolos con falsas creencias. 

¿Qué parte de esta demostrado que no existe Hercolobus no quedó clara? No importa lo que creas, no importa lo que digas, no existe, ya dédalo en el pasado y en el olvido, que es donde merece estar.


12 junio 2017

No importan tus creencias


Estamos en un momento decisivo de la historia humana en donde podemos definir el rumbo de la humanidad en este siglo XXI, todavía podemos corregir errores añejos que seguimos arrastrando en estos días. Se dice que quien no conoce y analiza su historia esta condenado a repetir sus errores del pasado, y así lo estamos viendo hoy en día. 

Hay que dejar bien en claro algo que a muchos no les va a gustar, pero es lo que menor importa si les gusta o no, es la realidad palpable y tangible por todos, al menos por todos quienes tengan el valor y la honestidad de reconocerlo. Tus creencias no importan, ninguna. Comenzando por la creencia de “yo estoy en lo correcto y los demás no”, esa es la más tonta de todas. 

No importa lo que creas, las cosas son así, aunque no te guste, no importa. No van a llegar del cielo salvadores interplanetarios, utradimensionales o divinos a arreglarte tus problemas y ponerle fin a todas tus deudas con la sociedad y tu familia. No, no van a llegar, esa es la realidad, tus problemas, deudas y abismos existenciales ahí seguirán mientras tu no hagas nada para solucionarlos, nadie lo hará, porque el problema no es la sociedad, ni los otros, eres tú, está en ti el problema. Soluciónalo poniéndote a trabajar, a estudiar, o hacer ejercicio, pero deja de escuchar ideas patéticas que te llevan a la miseria estacionaria donde esperabas ser rescatado. 

La conmiseración o autocompadecerte de ti mismo no te ayuda en nada, solo te hace más miserable y más perdedor. Levántate y trabaja por tus metas y para dejar un digno legado en este mundo para cuando tú ya no estés aquí. No importa que no te guste como está el mundo hoy, recuérdalo, tú eres parte del problema, tú y tus quejas, tu falta de valor para reconocerlo. No importa que creas lo contrario, no importa. 

No importa que creas que la religión es el problema, esta demostrado que no lo es. ¿Qué parte de esta demostrado no entendiste? El problema son los fanáticos ilógicos e irracionales de cualquier ideología, del cristianismo al ateísmo, en toda ideología hay de un 10% a un 20% de idiotas que quieren imponer sus ideas a la fuerza sin aceptar cuestionamientos. Ellos son el problema, no sus ideologías, es como el socialismo o comunismo lo dibujan como la solución a muchos problemas de la sociedad, pero esta demostrado que su aplicación práctica en la vida real no es tan funcional como creen algunos de sus seguidores. 

No importa que creas en extraterrestres viviendo entre nosotros, o que nos hayan visitado en el pasado, o que creas en el fraude de los círculos de las cosechas, esta demostrado que es un fraude. ¿Qué parte de está demostrado que es un fraude no comprendes? ¿Qué parte de tu cerebro le falta el valor para aceptar de que a pesar de lo inmenso del universo no existe ni una sola evidencia de vida en otra parte? No importa lo que creas, la realidad cruda como es pasa por encima de todas tus creencias y no la puedes negar con solo cerrar los ojos. No puedes. 

Los decretos, las afirmaciones, amuletos, aceites, pulseras de ámbar o las orgonitas no funcionan para arreglar tu vida, ni te sanan, ni te protegen de nada, solo te engaños que adormecen tu mente pero no solucionan nada. Solo son una pérdida de tiempo y de vida en ellos. No importa lo que creas, es la realidad, ten el valor de poner a prueba tus creencias en falsos mitos modernos, promovidos por el neo-oscurantismo que exalta las supersticiones que encadenan la mente, y desprecian el conocimiento de lo real. 

Pero ¿qué es lo real? Es lo palpable, lo tangible, lo que puede ponerse a prueba y que puede ser verificado por todos de forma libre y abierta. No existe esa ciencia oficial o medicina oficial que tanto lloriquean los timadores y promotores de la ignorancia, no existe. Podrá haber mafias industriales que estropean y entorpecen el desarrollo científico, y que por lo mismo alimentan la mistificación, pero la mafia de la charlatanería es tan corrupta como cualquier otra mafia en el mundo, pues su negocio se basa en promover la mentira y la ignorancia. 

No importa que creas en el veganismo, en que los animales sufren para ser alimento; la realidad es que las plantas también son seres vivos que sufren cuando los arrancas de la tierra y los preparas como alimento. No puedes cambiar miles de años de evolución biológica por una moda alimenticia, el ser humano es un depredador, un cazador, la su biología así lo demuestra. Esta demostrado, la evolución biológica del ser humano de simio a hombre es real, no importa lo que creas. 

No importa lo que creas, no importan tus creencias. No me creas a mi, no te pido que me creas, yo te pido que razones, que pienses, que analices las cosas, nunca pediría que me creyeras, jamás te pediría que ataras tu mente a una idea, prefiero que tu mente la simientes en conocimientos certeros, no en creencias. 

No importa en lo que creas, así es, no importa nada tus creencias, y más si en lo que crees son puras mentiras. Sabelo.
 

05 junio 2017

El bulo y la posverdad: un cáncer para la sociedad


Se dice que a los errores de los médicos los entierran al tercer día, y no pasan de ahí. Pero los errores de los comunicadores y los encargados de dar la información pueden durar por décadas afectando a la sociedad. De ahí del peligro de los bulos y de la posverdad en los medios masivos de comunicación, entre ellos el internet. 

Recordemos que no hay nada más peligroso en el mundo que un imbécil con iniciativa. Y si a ese imbécil le das un arma o un altavoz, puede cometer horribles atrocidades, con cualquiera de los dos. Lo peor del caso es que esto ya lo hemos visto, y no se ha hecho casi nada para evitar que vuelva a suceder. 

Hagamos memoria. Los bulos son las noticias falsas difundidas enfocadas a perjudicar a alguien o a algo con datos igualmente falsos, por otro lado esta la posverdad, que son las “verdades a medias” difundidas como si fueran verdades absolutas en los medios de comunicación, y que están encaminadas por intereses particulares (políticos, económicos, religiosos, etc.) para manipular la opinión pública alejándola de los datos duros (información real); en ambos casos son un problema que debe de ser combatido con la certera critica inquisitiva que las refute y las descarte. 

Podemos recordar titulares de “fake news” anunciando falsas curas para varias enfermedades graves, exagerar epidemias, tercera guerra mundial, el fin del mundo, vida extraterretre, apariciones milagrosas y muchas otras cosas que nunca ocurrieron en realidad, pero que pseudo-comunicadores o pseudo-periodistas así decidieron anunciarlo.  

Estamos en un momento en que el populismo político, el neo-oscurantismo y la idiocracia se están reforzando por la falta de pensamiento crítico e inquisitivo en la sociedad. A los jóvenes de hoy no les interesa analizar las cosas y razonarlas, solo aplican la de “si me gusta lo acepto, si no, lo rechazo”, pero no se ponen a pensar si eso que aceptan o rechazan es benéfico o dañino en realidad. 

Un ejemplo es las vacunas, son muy buenas para tratar y prevenir muchas enfermedades, pero existen grupos dedicados a promover falsos datos sobre ellas y evitar que se sigan aplicando campañas de vacunación. Y como resultado de eso es que han resurgido graves enfermedades que ya estaban prácticamente erradicadas en la humanidad, como el sarampión. 

Es muy lamentable que los productores de varios medios de comunicación prefieran darle cuadro una cara bonita que a un cerebro cultivado, y que en internet cualquier muchachito o muchachita le de por opinar y juzgar de todo, siendo un perfecto ignorante e inculto en la materia. Es lamentable como le abren las puertas a esoteristas, “videntes”, astrólogos y a la psicología light que no aporta nada de valor a la sociedad, solo somníferos mentales que les distraen por momento de su cruda realidad. 

Pero mientras las personas sigan prefiriendo a la pereza mental, creer en ideas ilógicas e irracionales, seguir mentiras dulces, apoyar ideas de odio y xenofóbicas, en lugar de afrontar la cruda realidad que les toca vivir y utilizar el pensamiento analítico para encontrar soluciones, la humanidad no va a progresar y se quedará estancada en el pantano de la mediocridad. 

Los mediocres y miserables quieren que los demás cambien y que el mundo cambie para que ellos sean felices, en realidad ellos son los que deben de cambiar si quieren ser felices. Los bulos y la posverdad es utilizada en los medios para promover ideas muy irracionales, que deben de ser combatidas con datos duros y evidencia corroborable, pues una falacia solo se sostiene de sofismas, falsedades que sustentan falsedades, pero si las confrontas y contrastas con la realidad, quedan desechas. Es lo que debemos de hacer, deshacer esas falacias.   

Ahí se los dejo de tarea. 


29 mayo 2017

No es malo el futbol, ni la religión, ni las armas


Hoy en día estamos viendo como un relativismo moral esta contaminando los medios y las redes sociales, en donde si a uno no le gusta algo, entonces es malo, solo por el hecho de que no les guste, aunque la evidencia real señale que no hay nada de malo en ello. Una actitud bastante boba, a propósito por intentar negar la realidad por ignorancia o por caprichos particulares y muy personales.

Vamos a ejemplificar esto. El futbol soccer es el “emperador de los deportes” a nivel mundial, es el único deporte que mueve más masas de personas con tal de ver un encuentro de dos equipos en algún estadio. Ni el béisbol, ni el box, ni la lucha libre o el futbol americano llegan a mover tantas personas con tal de ver un partido. Sin embargo aquí hay un gran pero, las administraciones de los mismos estadios de futbol, que en lugar de ser administrados como nobles recintos deportivos que deberían de exaltar los valores humanos, son administrados como si fueran enormes cantinas, dedicados al vicio.

Y si a eso le agregamos los fanáticos de los equipos de futbol, la cosa se pone mucho peor, pues son los que siempre le buscarán pleito a los seguidores del equipo contrario con tal de desatar su furia contra sus “rivales”. Así como había campañas de “yo amo al futbol”, también surgió la campaña de “yo odio el futbol” por este tipo de conductas antideportivas e irracionales por parte de los fanáticos de los equipos de futbol.

Pero el futbol no es lo malo, de hecho no tiene nada de malo por si mismo, es un deporte sano con todas sus virtudes, lo malo son los fanáticos irracionales que quieren eludir por un momento sus vidas que por algunos problemas, que van de lo emocional hasta lo económico, y gracias a la distracción del futbol buscar olvidar su “miserable existencia” por un momento, como si se tratase de una droga estupefaciente y narcotizante.

Entonces el futbol no es el malo, son los fanáticos los que son los malos, y los mercaderes del futbol que convierten a los estadios en viles cantinas, que en lugar de enaltecer los valores humanos, solo les vender cerveza para embrutecerles un poco más. Como vemos, el fanático tiene a un individuo ajeno que le manipula y encamina, así es esto. El problema no es el futbol, son los fanáticos y quienes los encaminan a serlo.

Ahora veamos a la religión, muchos opinólogos de redes sociales, neófitos en el manejo y análisis de la información al ver atentados como los ocurridos en Manchester, Inglaterra, y los todos los anteriores ataques terroristas realizados por grupos pseudo-religiosos tienen la idea de que “El problema es negar que la religión es el problema”; sin embargo no miran que son grupos radicales fundamentalistas que tienen la falsa idea de que quien no tenga sus mismas ideas religiosas, es un pagano hereje e infiel. Igual que ellos que ven a la religión como si fuera lo malo.

Es aquí cuando vemos “argumentos” completamente erróneos que intentan verse “inteligentes” como los que dicen que “Es frustrante observar estos atentados terroristas, sin que nadie hable de la influencia de la religión en ellos”; pero si lo analizamos de forma lógica y razonable, el problema no es la religión, son los fanáticos de conducta ilógica e irracional, utilizados por oscuros líderes para cometer atrocidades en nombre de ideas corrompidas y manipuladas.

No lo podemos negar, hay varios grupos y sectas religiosas que enseñan a sus fieles que los no son de su círculo son “paganos”, al igual que algunos “ateos” promueven el odio a lo religioso, pero solo es por adoctrinamiento de esos líderes quienes por intereses netamente humanos y terrenales promueven sus ideas manipulando a su antojo doctrinas morales en sus agrupaciones. La moral también es manipulable según las costumbres e ideas de los grupos donde se desarrolla. Ahí la importancia de validar que tan razonable y lógica son ciertas ideas y prácticas. De hecho, hoy en día, muchos fieles religiosos no cumplen ciertas costumbres doctrinales porque las ven obsoletas y ajenas a la realidad, pero no por ello siguen cumpliendo los preceptos básicos de sus religiones. Es ahí donde se aplican la ética por encima de las ideas religiosas. Que unos pocos no lo hagan, no quiere decir que todos lo vayan a hacer.

El problema son los individuos de mente pequeña y nublada que todo lo quieren ver con su mismo lente de fanatismo y odio a lo que es distinto, que no comprenden ni dominan. Ellos son el problema, no la religión en sí. La religión es una entidad sin vida ni voluntad propia, solo son un conjunto de ideas que puede ser utilizada igualmente para promover actos nobles como actos de maldad. Todo depende de quien la utilice y como la utilice. Esta demostrado, la religión no es mala, los malos son los fanáticos. ¿Qué parte de “está demostrado” no está clara? Una Biblia o un Corán no son más que simples libros, todo depende como los uses, al igual que el Manifiesto Comunista y El Capital de Marx y Engels. Pues si nos vamos por números de víctimas mortales, las guerras por políticas “ateas” (comunistas y socialistas) hay causado muchas más muertes que las guerras religiosas.

Es igual que las armas, las armas tienen una función básica, disparar a un objetivo e impactarlo, ya sea para destruirlo o matarlo, pero por si mismas no son malas, no pueden hacer nada, son objetos inanimados, sin vida ni voluntad, al igual que la religión y el futbol. Incluso muchas armas tienen cierta estética que hasta sirven para adornar recintos y salones. Las personas pueden usar las armas para cazar y traer alimento a sus hogares, como actividad deportiva al practicar el tiro a siluetas o para defensa de su vida y casa.

Pero también pueden ser utilizadas para cometer delitos y horrendos crímenes contra personas inocentes, es por ello que no toda persona debe tener acceso a las armas, especialmente aquellas que por su bajo nivel intelectual, falta de ética o pensamiento irracional pueda cometer con ellas actos que puedan dañar a la comunidad. Sobre todo si son fanáticos de alguna cosa. El problema de los psicópatas en Estados Unidos, y de los sociópatas en México, son una prueba del daño que pueden hacer las armas en manos equivocadas.

En pocas palabras el futbol, ni religión, ni las armas son malos, son cosas inertes, sin voluntad ni vida propia, que pueden ser utilizadas tanto para cometer actos buenos como actos malos, todo depende de los individuos quienes las utilicen para sus metas personales, por si mismas son inofensivas, no hacen nada, esta demostrado que es ilógico pensar que son malos, pues una piedra no es mala a menos que tú la utilices para romper algo o golpear a alguien, entonces el malo eres tú.

El futbol, la religión y las armas son como esa piedra. Ahí de los dejo de tarea.  

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

22 mayo 2017

Ufólatras: Veneradores de mentiras


La comunidad ufológica mundial ya no es lo mismo hoy en día que hace un par de décadas, mucho menos como era en el siglo pasado. En el pasado la ufología estaba plagada de fraudes y charlatanería, fotógrafos expertos en efectos visuales se dedicaban a engañar a los aficionados al mito de los extraterrestres. Lamentablemente así se dio el origen de un grupo de fanáticos denominado los ufólatras, los que veneran e idolatran al mito de los ovnis y los alienígenas.

Hoy en día hemos visto como se ha logrado resolver y desmitificar cientos de casos de presuntos de ovnis o avistamientos de extraterrestres, que resultaron ser simples fraudes o fenómenos naturales; de hecho se sabe que prácticamente el 99% de las imágenes de presuntos ovnis tienen una explicación netamente lógica y racional, y de ese 1% que falta no da ninguna señal de ser de origen extraterrestre. Pero para los fanáticos la realidad no importa.

A pesare de esto, hay personas que están totalmente en contra de la investigación seria y objetiva del fenómeno ovni, o de que se estudie de forma científica este fenómeno para darle solución a su misterio. Los ufólatras son fanáticos por el tema ovni y quieren ver alienígenas en todo lo relacionado al fenómeno ovni. Aceptan y defienden a capa y espada toda parafernalia relacionada con el fenómeno ovni que de la idea de la existencia o presencia de seres extraterrestres. En varios casos, los ufólatras se hacen pasar por “estudiosos” o “investigadores” del fenómeno ovni o “fenómeno extraterrestre” como varios le dicen.

Los ufólatras tienden a ser más necios en su forma de actuar, y sobre todo al “debatir”, ya que intentarán censurar por todos los medios posibles a quien cuestione y ponga en duda sus creencias, las cuales intentarán imponerlas sobre los señalamientos de los demás, aunque en la mayoría de los casos, ellos ya saben que lo que defienden es solo falsedades. Será común que “juzguen” de ignorantes o “mentes cerradas” a quienes les solicite justificar sus ideas, siempre buscaran evadir responder los cuestionamientos ajenos.

Es muy común que los mismos ufólatras inventen casos falsos de avistamientos o “contactos” para dar mayor “veracidad” a sus creencias, que por si fuese poco, en muchos casos, les dejan considerables ganancias económicas, pues otros ufólatras seguirán alimentando el falso mito que satisfaga sus abismos existenciales. Estas actitudes en lugar de reforzar lo que dicen, termina denigrando al mismo tema, pues siempre son descubiertos esos engaños. Los ufólatras aprovechan el poder del internet y las redes sociales para promover sus creencias, como si se tratara de un nuevo culto o religión. La ufolatría forma parte del neo-oscurantismo, pues promueve la mistificación y la desinformación con tal de mantener a las personas bajo falsas creencias.

Afortunadamente también existen proyectos de investigación seria y formal de este fenómeno, alejado de la ficción de los extraterrestres, en donde se analiza objetivamente los distintos ángulos de este fenómeno, sin aferrarse al mito de los extraterrestres, con tal de resolver los casos y desmitificarlos. Cada vez hay más grupos de personas e investigadores que miran al fenómeno ovni con mayor seriedad de como se hacía algunas décadas atrás, y aplican el método científico en todos sus análisis, como debe de ser.

Los fanáticos que quieren seguir con el cuento de que los extraterrestres visitaron la Tierra en el pasado y que ya se encuentran entre nosotros, en lugar de ayudar a la ufología, son un gran estorbo que ha impedido el avance en este tema, pues prefieren defender sus falsos mitos de seres venidos de otros mundos que vienen a salvarlos de la soledad cósmica que sufren. Hay que apoyar la investigación, no aferrarnos a ideas del pasado que son solo ficción, pues esas creencias han nublado la mente de muchos. El misterio del fenómeno ovni existe para ser desmitificado, como lo haría cualquier mente libre y abierta, no para ser adorado como lo hacen las mentes encadenadas por ideas supersticiosas. Esos que tanto desean tener contacto con seres extraterrestres muy posiblemente nunca lo lograrán, más que en sus solitarios sueños.  

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

15 mayo 2017

El nuevo hijo del neo-oscurantismo: La posverdad


Es muy lamentable que en algunos medios de comunicación y varios pseudo-comunicadores, o pseudo-periodistas, hagan más caso a lo que parece verdad, o a verdades preestablecidas, que a la realidad papable y tangible sobre distintos temas que atañen a la sociedad misma. Esa línea de trabajo en donde “la verdad es la que dicte el dueño del medio” es lamentablemente patética.

La verdad es tajante, pero la realidad es mucho más tajante. Puede haber varias “verdades” sobre un tema determinado, pero la realidad solo es una, y es netamente corroborable y constatable, ahí radica su diferencia. Ya depende de cada uno si se quiere quedar con su verdad a medias o reconocer la cruda realidad tal cual es. La posverdad y sus bulos son un peligro para la sociedad misma.

Es más sencillo aceptar lo que sea favorable y conveniente a las creencias, ideologías o intereses de unos, aunque esto, a la larga, pueda ser dañino y muy perjudicial para todos. La posverdad alimenta fanatismos irracionales y creencias ilógicas de toda índole, que puede ir de lo político, lo religioso, lo pseudocientífico y hasta lo deportivo puede ser envuelto en esta maraña de patrañas postuladas como auténticas verdades por sus promotores.

En la política ya tiene muchos años esta estrategia mediática en donde se ponen verdades a medias como si fueran absolutas verdades, en donde líderes corruptos y usureros, se promueven en los medios como los salvadores del pueblo de “los demás partidos políticos corruptos”, pero no acepta todos los antecedentes y pruebas de su propia corrupción.

Dentro del campo religioso lo vimos cuando los grupos de fanáticos “a favor de la familia” lanzaron duros y crueles ataques en contra de la legalización de las familias compuestas por homosexuales, pues todos sus argumentos se basaron en falacias y sofismas, utilizando sus influencias en algunos medios de comunicación, e incluso varios de esas agrupaciones quedaron expuestas como grupos de odio.    

En el campo de lo pseudo-científico hay mucho de donde cortar en este lamentable tema de la posverdad, pues los fanáticos y charlatanes siguen calificando de extraterrestre, paranormal o sobrenatural cosas que no tienen nada que ver con ello, y que de hecho, muchos de esos casos ya están plenamente explicados y resueltos por investigadores de verdad, no por los veneradores de fraudes. Pero mientras siga existiendo personas con abismos existenciales y con soledad cósmica, habrá timadores que les quiera vender la panacea de lo preternatural, aunque todo se trate de una vil mentira. En este mismo campo entran los que promueven las falsedades de la “Tierra plana”, la “Tierra hueca”, los extraterrestres del pasado, las oleadas ovnis y demás parafernalia relacionada con los temas de misterio que solo los denigra en lugar de generar un contenido de valor.

Eso me recuerda a algunos que producen lo que es denominado “telebasura”, aunque también ya hay “radiobasura” y “webbasura”, que su argumento siempre es el de “se quejan de lo que le dicen basura, pero es lo que más rating tiene”; pero no por ello deja de ser basura y de ser perjudicial para la sociedad misma. La basura atrae a muchas moscas y cucarachas, pero sigue siendo basura.

Entrando al campo de los deportes, el futbol soccer, el “emperador de los deportes” esta plagado de este lamentable problema, en donde los comunicadores prefieren irse por lo que les dicen que digan las cadenas comerciales que patrocinan a los equipos, que por lo auténticamente valioso del mismo deporte, dejando al deporte mismo, no en un segundo, sino en un tercer plano, dando predilección al fanatismo desenfrenado y el desprecio al rival.

Las noticias falsas o bulos son un problema que debe de ser combatido con la correcta y certera critica que desmitifique y refute las patrañas que algunos publican. Algunos han de recordar titulares de “noticias” anunciando la “tercera guerra mundial” o el “fin del mundo”, cosa que nunca ocurrió, y que sigue sin ocurrir.

Recordemos que no hay nada más peligroso en el mundo que un imbécil con iniciativa. Si a los incultos e ignorantes les das un altavoz, ellos solo se dedicarán a desperdigar barrabasadas y gracejadas por doquier, pero los problemas y daños que sus publicaciones las podría padecer la sociedad por décadas.  

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

08 mayo 2017

Los cuentos del Necronomicón y Cthulhu


Para los amantes de las novelas de terror gótico hay un autor que no se puede escapar a sus ojos, es el gran Howard Phillips Lovecraft, quien creo todo un universo aterrador de ficción y fantasías oscuras que ha sido la satisfacción de millones de lectores desde el siglo pasado. Narraciones como “Las montañas de la locura”, “La llamada de Cthulhu” y “Dagón” son considerados por muchos como las obras maestras de su oscura y genial imaginación.

Sin embargo hay una de sus obras que ha causado más conmoción y confusión entre los que se dicen sus seguidores, ese libro es el llamado “Necronomicón”, al cual lo rodea un aura de misterios y leyendas, muchas de ellas inventadas por sus mismos seguidores, algunos fanáticos de leyendas y cuentos de terror.

El Necronomicón (Libro de los nombres muertos) es el libro ficticio más famoso de la mitología de H. P. Lovecraft. Es mencionado como si fuera un libro de “saberes arcanos y de magia ritual que conduce a la locura con sólo leerlo”. Este libro es nombrado en gran parte de sus relatos, en donde siempre lo mencionan como un libro lleno de oscuros misterios y secretos que más valdría mantenerlos así, en secreto. El principal personaje de su universo es el mismo Cthulhu, un ser antiguo ser extraterrestre con un cuerpo gigante, con cabeza de pulpo y cuerpo similar al de un dragón con alas, es inmortal y es un ser primigenio que “existe antes del tiempo”.

Ahora recapitulemos un poco la aparente historia del libro. Se cuenta que el libro fue escrito alrededor del año 730 d. C. por el árabe Abdul Alhazred, quien supuestamente era un poeta de Sanaá, Yemen, siendo su título original “Al Azif”. Se dice que Alhazred murió en las garras de una bestia invisible en plena luz del día, en frente de varios testigos. Se cuenta que en el año 950 fue traducido al griego y comienza a tener una rápida difusión entre los filósofos y hombres de ciencia de la época, por lo que, supuestamente, lo lleva a ser condenado por la Iglesia católica en el año 1050. Pero es en el año 1228 cuando un hombre de nombre Olaus Wormius traduce el libro al latín, quedando su título como la traducción Necronomicón.

Este libro tiene la fama de dar pie a las más grandes confusiones y atroces pesadillas, pero en realidad el libro es totalmente ficticio, ya que el mismo Lovecraft, en repetidas ocasiones, así lo manifiesta en la correspondencia que sostuvo con sus colegas; incluso algunas de las entidades monstruosas que se mencionan en los relatos fueron inventadas por sus amigos. De hecho, el famoso árabe loco Abdul Alhazred no es más que un apodo que él mismo se puso en su infancia, inspirado en la lectura de “Las mil y una noches”.

Según la cronología del Necronomicón en el año 1232 la edición latina y griega fueron prohibidas por el Papa Gregorio IX, pero esto no está documentado ni comprobado por ningún medio, por el simple hecho de que este libro fue inventado por el mismo Lovecraft apenas en el siglo XX. De existir dicha censura papal, estaría más que documentado dicho reporte, ni existe ningún registro de su existencia en el pasado.

En la actualidad éste libro se puede encontrar en la mayoría de las librerías en la sección de “esoterismo”, aunque debería de estar en la sección ficción y fantasía. Fue escrito por Lovecraft para dar mayor misterio a sus obras, y también para crear un universo base a todos sus relatos, así como los autores del juego de rol “Vampire: La Mascarada” inventaron el “Libro de Nod” o Biblia de los vampiros, o como J.R.R. Tolkien creo El Silmarilion para sustentar lo relatado en el universo de El Señor de los Anillos.

Todo es ficción en dicho libro, pero la cuestión es que sus obras están tan bien escritas que su fantasía envuelve a los lectores en su universo de terror cósmico, inconmensurable e indescriptible, en donde lo más abrumador que se nos pueda ocurrir, sería lo más ínfimo en ese universo de caos barbotante. Pero sí, solo son cuentos, muy bien hechos por cierto, al grado que ha inspirado a muchos otros escritores que siguen la línea que él creo y que ha dejado una huella en la literatura.

Por el momento me despido no sin antes recordarles que “En el lugar donde no te llegue ninguna luz, ahí la oscuridad te rodeará y te cubrirá”.

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

29 abril 2017

Lo que nos han dejado los maestros extraterrestres


Se ha dicho y escrito mucho de ellos, de que hace muchos siglos, del cielo llegaron unos grandes maestros, unos salvadores, unos grandes arquitectos, que a la antigua raza humana le dieron el saber de las cosas. Quienes les ayudaron a pasar de simples cavernícolas a seres civilizados; pero que entre otras cosas también les enseñaron a idolatrarlos, por ser superiores a los humanos.

Algunos dicen que fue gracias a ellos fueron los originales fundadores de la gran Mesopotamia y Babilonia, fueron quieren enseñaron la antigua Ley del Talión, de la cual ya solo se recuerda la famosa frase de “ojo por ojo, diente por diente”, para imponer justicia sin par ante todos.

Otros cuentan que fueron ellos, los que llegaron del cielo, quienes enseñaron a construir las impresionantes pirámides a los antiguos egipcios y a los mayas, que ellos fueron los que les dieron los diseños a los antiguos pobladores de Perú para trazar las Líneas de Nazca, pues eran para ellos, para el guiar los vuelos de sus naves en nuestro planeta.

Sin embargo, algo ocurrió, el humano dio ese salto evolutivo y despertó su conciencia, dejó las creencias y abrazó el conocimiento de lo real, de lo palpable y de lo tangible. Y descubrió que lo que se decía de los “maestros llegados del cielo” era falso, sí, después de revisarlo, ponerlo sobre la mesa y analizarlo, se dieron cuenta de que era falso.

El humano abrió su mente al pensamiento inquisitivo y descubrió como los antiguos habían construido las pirámides egipcias y las mayas con las simples herramientas con las que se contaba en el pasado, descubrimos que el ingenio humano logró la construcción de grandes monumentos como Stonehenge y los Moái de la Isla de Pascua. Con el ingenio humano, y sin la ayuda de ningún ser venido de las estrellas, la humanidad logró avanzar y crecer.

Algunos todavía prefieren aferrarse a ideas obsoletas y ya desmentidas de que los seres venidos del cielo llegaron para darnos su conocimiento, pero la realidad es que todo indica que, en realidad, nunca llegaron a nuestro planeta. Hay personas de mente muy cerrada que se reúsa a liberar su mente de los falsos mitos sobre extraterrestres u otras entidades venidas del cielo, pero solo es fanatismo, y como todo fanatismo es irracional e ilógico, y altamente toxico por si mismo.

Los que padecen la soledad cósmica necesitan ser salvados por seres superiores a ellos, pues aceptan que por si mismos no se pueden salvar a ellos. Es una historia muy miserable, pero así es, el querer llenar un abismo existencial con falsedades cósmicas y mentiras extraterrestres, solo pone en evidencia una cerrazón mental muy oscura, al grado que no se atreven a ver la luz del conocimiento de que no hay tales seres.

¿A caso es mejor vivir en una dulce mentira que en una cruda realidad? No negamos que sí puede existir la vida en otros planetas, solo que hay que ser netamente serios y objetivos en esto, actualmente no hay ninguna evidencia de ella, mucho menos de que haya existido su presencia por algún momento en la Tierra.

Hay quienes prefieren ser esclavos de una mentira, encadenar su mente a un fraude que alimentan con más falsedades. ¿Qué honor o dignidad pueden tener ellos? Te invito a razonar, a analizar la realidad tal cual es, lejos de mitos y mentiras, solo lo que es. Y ahí encontraras el verdadero saber. Esos que supuestamente vinieron del cielo, no nos han dejado nada, pues nunca han venido.

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

21 abril 2017

Todo indica que estamos solos en el universo


En plena época del desarrollo científico y tecnológico todavía existen personas que se aferran a ideas obsoletas que surgieron en el siglo XX. Sin embargo esas creencias han retrasado el desarrollo de la humanidad. La ufología es un ejemplo de ello, sigue siendo una pseudo-ciencia, a pesar de que muchos tratan de convertirla en una protociencia.

Otras pseudo-ciencias dieron su salto de esoterismo a ciencia, la alquimia evolucionó y se convirtió en la química moderna, la antigua astrología progresó y se convirtió en la actual astronomía. La ufología no ha dado ese paso, los pseudo-investigadores no dejan que avance promoviendo fraudes de crop circles, fotografías de globos y animaciones digitales de naves que no existen.

Los fanáticos del fenómeno ovni, o más bien de los extraterrestres, son un ejemplo de ello. Tomando como slogans frases como “sería egoísta creer que somos los únicos en el universo” o “Los miles de avistamientos de ovnis en todos el mundo son la evidencia de que no estamos solos en este mundo”. Con creencias limitantes como estas, son con las que quieren que volvamos a ocultarnos en cavernas, a venerar al Sol y adorar al fuego como si fuera un elemento mágico, y no como la simpe reacción química que es.

Los fanáticos, y los charlatanes, mencionan que los que los que “vivimos engañados por no creer en extraterrestres”, pero hay que informarles que los que están engañados son ellos. Y la razón es muy sencilla, y constatable, pero al mismo tiempo lamentable. A pesar de tantas décadas de investigación y búsqueda de alguna forma de vida fuera de nuestro planeta, no se ha logrado probar que exista algún solo indicio que pueda ser confiable o verificable de vida en otro planeta. Es la cruda realidad que los adoradores de falsos mitos no quieren reconocer.

Los miles de avistamientos de supuestos ovnis que se han dado alrededor del mundo solo ponen evidencia un gran problema, que las personas no saben lo que esta volando por los cielos. Eso es ignorancia en su más básica esencia, el desconocer que es lo que vuela por los aires y calificarlo, a priori, de extraterrestres, solo es caer en ese neo-oscurantista que trata de imponer la veneración de la ignorancia y la satanización de lo científico. Igual como ocurrió en el antiguo oscurantismo, pero antes eran las ideas religiosas las limitantes, ahora son creencias supersticiosas y esotéricas las que buscan imponer su dominio sobre el saber y el conocimiento.

Se ha demostrado que las supuestas “oleadas ovnis” son solo maquinaciones desinformativas y mercadotécnicas inventadas por los mismos pseudo-ufólogos que las promueven. Al igual que el negocio de los crop circles, que genera muchos ingresos a pseudo-investigadores que siguen diciendo que se trata de extraterrestres, cuando ya se ha demostrado que solo es obra de grupos de seres humanos bien organizados y muy ingeniosos. Negarlo es como querer tapar al Sol con un dedo, no es posible, ya está demostrado, solo es un ingenioso y muy artístico fraude.

Hay que ser muy objetivos en esto, el mito de los presuntos contactados y canalizadores ha denigrado y hundido al fenómeno ovni, pues los mismos autonombrados contactados o canalizadores han degenerado y corrompido el tema, se basan en falacias y sofismas para que los demás crean en sus supuestos testimonios que no aportan nada. Censuran a todo que ponga en duda o cuestione sus afirmaciones. El promover que los extraterrestres son seres superiores, solo porque, supuestamente, tienen mayor desarrollo científico y tecnológico, sería como decir que los científicos estadounidenses o rusos son superiores a los indígenas americanos o los aborígenes africanos, solo por tener más tecnología que ellos.

Si a los hipotéticos e imaginarios extraterrestres solo les interesa contactar a personas de mentalidad e inteligencia cuestionable, que solo buscan ser obedecidos sin ser cuestionados, pone en tela de duda la moral y la ética de esos mismos extraterrestres. Pondrían en clara evidencia una carencia de valores y virtudes, básicos para poder considerarse “superiores”. ¿Así quieren lograr el contacto y ser considerados superiores o salvadores de la humanidad?

El día del auténtico contacto con una civilización extraterrestre, si es que existe el alguna parte del universo, solo se dará el día que se deje de creer en esos falsos mitos y fraudes de naves extraterrestres volando en nuestro planeta.  Ese día sí se dará el contacto.

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal