09 julio 2020

En opinión de los ignorantes

Ahora muchos dicen saber de medicina, neumología y hasta de farmacología con esto de la pandemia del Covid-19, causante del terrible SARS-CoV-2, que tantas muertes ha causado en todo el mundo. Muchos se han puesto a recomendar supuestos tratamientos que ayudan a «curar» esta terrible enfermedad. Pero ¿tiene idea de lo que están haciendo?

Algunos han tenido la ocurrencia de recurrir a la acupuntura o a la homeopatía para tratar este padecimiento, y como todos deberíamos de saber (al menos los que sí terminamos la preparatoria o que tenemos ciertos estudios de ciencias naturales), esos «tratamientos» no funcionan para enfermedades reales.

Hacer gárgaras con limón y bicarbonato de sodio tampoco funciona, pues es una enfermedad viral que invade todo el sistema respiratorio, no sólo está en la boca o en la garganta, además de que no existe la más mínima evidencia de que eso funcione para contrarrestarlo.

Es abrumante como hay gente tan inculta que todavía que cree que los termómetros infrarrojos queman o matan las neuronas o que causan cáncer. O las que piensan que traer colgada una «tarjeta antiviral» los va a proteger de un posible contagio de coronavirus, el traes esas supuestas tarjetas antivirales es tan efectivo como traer una estampita de la Virgen de Guadalupe o un escapulario, no sirven para nada.

La medicina real no necesita que creas en ella para que sí funcione, ésta funciona porque está probado y verificado su funcionamiento, no necesita que tengas fe en ella.

Hay algunos individuos muy ignorantes (entre ellos algunos empresarios) que quieren que las pruebas para detectar el Covid-19 se las hagan metiendo el hisopo, o cotonete, de forma ascendente por la nariz, porque «según ellos» es mejor o que así es suficiente, cuando en realidad lo correcto es introducirlo hasta adentro de forma horizontal, pues la carga viral es más exacta su detección al hacerlo de esta manera. No saben nada de medicina y se quieren poner a dirigir a los especialistas, que ridiculez.

Hay otras personas que se están haciendo las pruebas de forma repetida, me refiero a que se hacen hoy una prueba en una parte y al día siguiente se la hacen en otra parte, y esto es más frecuente de lo que parece, y lo único que están haciendo es saturar a los laboratorios de pruebas duplicadas. La carga viral en el organismo puede variar en un día para otro, pero el estar haciéndose la prueba tan seguido no les ampara ni les protege de nada, solo hacen que se saturen los laboratorios de pruebas haciendo trabajar de más al personal de salud. Sólo debes ir a hacer la prueba cuando se necesita, no cuantas veces quieras.

Todavía hay mucha gente irresponsable que sigue saliendo a las calles a pasear o al trabajo sin ponerse el cubrebocas, y esto ya amerita una amonestación por parte de las autoridades, pero nunca falta el ignorante que se pone loco si se le llama la atención para que ponga correctamente el cubrebocas, esa gente merece estar en la cárcel un buen rato por poner en riesgo a todos los demás.

No importa que tú no creas en la pandemia, no importa que un pastor farsante haya dichoo que esto es una conspiración satánica o que a los creyentes de un dios no les va a pasar nada, la realidad es que ya son muchos pastores y sacerdotes de todos los cultos que han muerto por el coronavirus. Esta pandemia no perdona, no discrimina, le da igual creas o no en ella, de todos modos si te infectas si tienes contacto con ella.

No importa que no creas en el Covid-19, si no te cuidas correctamente, te enfermarás, y ninguna oración, ni tu fe, ni tu dios, te protegerá de ella. Esa es la realidad, te guste o no.

https://twitter.com/belduque
https://facebook.com/BelduqueOriginal/

07 julio 2020

Detectan metales pesados en el polvo de la ciudad de Monterrey


Un estudio científico realizado en la ciudad detectó la presencia de metales pesados en el polvo de las calles, lo que podría impactar en la salud de las personas.  

Un grupo de investigadores del Instituto de Biotecnología de la Facultad de Ciencias Biológicas de la U.A.N.L. realizó un estudio sobre los altos niveles de metales pesados que se encuentran en el polvo de las calles de la ciudad de Monterrey y su área metropolitana. 

El estudio titulado “Heavy metals (lead, cadmium and zinc) from street dust in Monterrey, Mexico: ecological risk index” fue publicado en el International Journal of Environmental Science and Technology, mostrando el riesgo que existe por la presencia de estos metales en las partículas de polvo. 

La investigación menciona que el polvo de la calle es ampliamente reconocido como una de las principales fuentes de contaminación por metales pesados y representa una vía importante para la exposición humana, lo que representa en cierta medida un riesgo para la salud de las personas.  

En ese estudio se evaluó las concentraciones de metales pesados como el plomo, el cadmio y el zinc, de 41 muestras de polvo que fueron tomadas de la calle en varios lugares de los municipios de Monterrey, San Nicolás, San Pedro, Guadalupe, Escobedo y Santa Catarina.  

Según el estudio el lugar en dónde se encontró una mayor concentración de plomo en el polvo de la calle fue en la zona centro de la Ciudad de Monterrey. La zona del centro se caracteriza por su actividad comercial y gran tráfico vehicular. El estudio indica que la muestra ahí tomada alcanzó valores de hasta 1,590 mg/kg (miligramos por kilo) de plomo.  

En la investigación se tomó como referencia un área considerada como no contaminada, ya que tenía que considerarse el contenido de metales pesados naturalmente presentes en el suelo del área metropolitana de acuerdo a protocolos internacionales para este tipo de mediciones. 

Una vez determinadas las concentraciones de metales pesados en cada  zona, se calculó el índice de riesgo ecológico obteniéndose resultados que van desde la contaminación moderada hasta extremadamente alta, a excepción de la zona suroeste, que según esta investigación fue la zona menos afectada por la contaminación. 

El punto con mayor índice de cadmio fue un lugar de la zona sur de la ciudad, resultando una medición de hasta 1.44 mg/kg en el sitio, en el cual se logró determinar que era un lugar cercano a una gasolinera y a un taller mecánico, y esto puede ser la razón de estos altos índices de este metal pesado y la importancia de su presencia aún en mucha menor concentración comparada con el plomo es por su elevada toxicidad. 

En el estudio no se encontró altas concentraciones de zinc que pudieran poner en riesgo la salud humana en ninguno de los puntos analizados, sin embargo sí se encontró en todas las muestras, y se sabe, por diversas publicaciones internacionales, que el zinc está relacionado estrechamente a la aparición de efectos inmunológicos relacionados al sistema respiratorio, como alergias, aún en concentraciones menores a la norma oficial mexicana, sobre todo a largo plazo.  

Cabe destacar que el efecto de los vientos dominantes puede transportar este tipo de partículas de metales contaminantes a zonas habitacionales no industriales, poniendo a la población en riesgo sin saberlo.  

El índice de riesgo ecológico mostró que el plomo está presente como contaminante en todos los puntos muestreados y contribuye en gran medida a un índice de riesgo ecológico muy alto observado en la zona del centro del área metropolitana de Monterrey, por lo que valdría la pena ampliar este tipo de estudios en la zona. 

Así que si quieren seguir viviendo en este mundo, ponganse a limpiarlo y a cuidarlo, pues de momento no existe otro mundo donde vivir. 
Que todos tengan un desmitificante día. 

http://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/
 

*Referencia: Castillo-Nava, D., Elias-Santos, M., López-Chuken, U.J. et al. Heavy metals (lead, cadmium and zinc) from street dust in Monterrey, Mexico: ecological risk index. Int. J. Environ. Sci. Technol. 17, 3231–3240 (2020). https://doi.org/10.1007/s13762-020-02649-5

02 julio 2020

Incidente Roswell: Un caso resuelto



Uno de los casos más representativos dentro de la historia de la ufología es el llamado Incidente Roswell, sin embargo, a pesar de que su mito sigue vigente, su misterio ya ha sido resuelto desde hace tiempo.
 
Esta moderna leyenda urbana de ciencia ficción inició un 3 de julio en el año 1947, cuando el granjero Mac Brazel reportó el hallazgo de un presunto objeto volador no identificado que se había estrellado. Según las primeras pesquisas, este acontecimiento sucedió el día 2 de julio cerca del poblado de Roswell, Nuevo México, hasta donde las autoridades militares se desplazaron. 

Los medios de comunicación locales se enteraron hasta el día 7 de junio, y al día siguiente la noticia se había desplegado por todos los medios. Al parecer, al no saber cómo manejar el incidente ahí ocurrido, un comandante militar permitió que la prensa publicara que aquello se había tratado del estrellamiento de un “platillo volador”, algo que en aquellos tiempos era equivalente a decir que era nave extraterrestre, y lo más interesante, que lo habían recuperado.

Sin embargo, al ver el revuelo que esto había causado, un día después, un general del ejército desmintió que se tratara de una nave extraterrestre, informando que en realidad se trató de un globo meteorológico. Pero los aficionados y los fanáticos de las historias de ovnis y extraterrestres no permitirían que el mito muriera tan fácilmente. 

La cuestión es que, en aquellos años, las autoridades militares estadounidenses permitieron que la leyenda urbana creciera tanto para distraer a la población de los grandes problemas sociales que padecían y la enorme tensión que tenían con la Unión Soviética. Sirvió como una cortina de humo para la crisis que estaban viviendo. Recordemos que en ese año inició la "Guerra fría" entre las dos potencias militares.   

Con el pasar de los años algunos “investigadores” y “ufólogos” engrandecieron el mito, pero todo esto llegaría a su fin (parcialmente) varias décadas después con la desclasificación de los archivos secretos del proyecto “Blue Book” y otros documentos federales que eran secretos en el pasado.

Gracias a esas desclasificaciones de documentos y archivos, se logró saber que el afamado Incidente Roswell en realidad solo se trató de la caída del Globo N°4 del Proyecto Mogul, que estaba encaminado a detectar la presencia de armas nucleares soviéticas a grandes altitudes de la atmósfera. 

Sin embargo esta desmitificación fue rechazada por los "ufólogos" y los fanáticos del mito del estrellamiento del ovni, pues ellos alegaban que dicho ovni se estrelló con sus tripulantes extraterrestres en esa zona, y que según los rumores de la propia gente, fueron recuperados por los militares. 

Sin embargo, este rumor fue descartado cuando, en el año 2005, el investigador Nick Redfern dio a conocer un hecho tan terrible como insólito. Sí hubo cuerpos en el lugar del estrellamiento, pero los cuerpos de los presuntos extraterrestres recuperados en ese accidente, en realidad se trataba de los cuerpos de dos prisioneros de guerra japoneses quienes vestían trajes especiales diseñados para soportar las altas presiones y la falta de oxígeno a grandes alturas, los cuales viajaban en una pequeña cabina que transportaba el globo y que ellos habían sido usados como parte de un experimento.
 
Ahí terminó el mito de los extraterrestres del famoso caso Roswell, pero hoy en día es parte del folklor y leyendas de ese poblado, que hoy vive del turismo y la venta de souvenirs. Al igual que muchas otras leyendas urbanas, ésta seguirá presentes en la cultura popular de esa localidad. 

Leyendas y mitos de este tipo continúan presentes en la mente de todos aquellos que todavía creen que no somos los únicos en el universo, a pesar de que no se tiene ninguna evidencia de eso. La moraleja radica en que no importa el creer que no somos los únicos en el universo, eso es erróneo; lo único que importaría sería el poder demostrar que no estamos solos, pero hasta ese momento no hay pruebas de eso, por lo que debemos hacernos responsables por lo que nos toca en este mundo. 

Y quien diga lo contrario, que lo demuestre.

https://twitter.com/belduque 
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

28 junio 2020

La infestación de los bulos


Por momentos pareciera que estamos ante una epidemia que podría ser más peligrosa que la del Covid-19, virus que produce el temido padecimiento identificado como SARS-Cov-2, y me refiero a la epidemia de bulos, desinformación y mistificación que cunde por las redes sociales y el internet, que ya muchos han llamado como infodemia.  

Recordemos que un bulo (hoax) es una noticia falsa divulgada intencionalmente con fines negativos en contra de algo o alguien. Muchas personas compartes esos bulos por sus redes sociales sin tener conciencia del gran daño que hacen y el riego en que ponen a todos a quienes se lo comparten.   

Hasta pareciera que existe un tipo de campaña o movimiento en contra del intelecto que promueve la falsedad y la ignorancia, pero es parte de ese neo-oscurantismo que hemos denunciado desde hace varios años. O podría ser como dijo el escritor polaco Stanislaw Lec "La ignorancia humana no permanece detrás de la ciencia, crece tan rápidamente como ésta", que es igual de malo, pero como casi nadie hace nada por combatirle, el neo-oscurantismo sigue avanzando en los medios y en la sociedad.  

Primero comenzaron diciendo que los médicos y enfermeros podían transportar el coronavirus cuando viajaban en el transporte urbano y que podían contagiar a otras personas si tenían contacto con ellos, lo que originó varios ataques a médicos, enfermeras e incluso a clínicas y hospitales donde atendían a pacientes de coronavirus o centros médicos donde se hacen las pruebas para detectarlo. 

Esto ya ha sido desmentido por las autoridades sanitarias, pues ellos son los que mejor conocen y practican todos los protocolos de sanitización, y se han reforzado las penas y castigos en contra de cualquiera que atente en contra de médicos, enfermeras, laboratoristas y centros médicos. 

Después ciertos grupos que promueven la tecnofobia lanzaron el bulo de que las antenas de telefonía 5G propagaba al coronavirus y que además su radiación era dañina para el cuerpo humano. Esto causó que un par de personas ignorantes e incultas atacaran varias antenas, afortunadamente fueron arrestados, y las antenas ya están en total funcionamiento.

Recordemos que las emanaciones que emiten las actuales antenas de telecomunicaciones no son ionizantes, por lo que no son peligrosas para el cuerpo humano, eso ha sido verificado varias veces, y además no pueden transportar ningún virus pues sólo son ondas de radio. 

Tiempo después salieron con que usar el tapabocas o cubrebocas causaba hipoxia, falta de oxígeno en el torrente sanguíneo, cosa que está ampliamente refutado, le hipoxia es un malestar causado por enfermedades o incluso por condiciones extremas en el ambiente, no por taparse la boca con una mascarilla. Tan sólo por mencionar, los cirujanos usan el cubrebocas por varias horas al día cuando realizan sus operaciones o incluso al hacer curaciones a los pacientes. 

Ahora salen con que los termómetros con lector infrarrojo matan neuronas y otras células del cuerpo humano. Eso es una tremenda barrabasada. Los termómetros infrarrojos no pueden matar ningún tipo de célula, pues lo que hacen es medir la intensidad de la radiación (luz) infrarroja que emana de nuestro cuerpo, que es el calor corporal. Recordemos que entre más caliente esté un cuerpo más radiación infrarroja emite. Recuerden que las lámparas o reflectores de luz infrarroja que venden en distintos establecimientos, que les pintan muchas virtudes, en realidad sólo sirven para calentar objetos. Para eso son las lámparas infrarrojas que se usan durante el invierno para calentar a los reptiles que se tienen en los hogares como mascotas. 

Ahora ya sólo falta que les inventen alguna falsedad a las caretas plásticas que se usan para cubrir los rostros de las personas, que ahora se deberían de estar utilizando en todos los negocios abiertos al público. La cuestión también es que ya se tiene décadas usando en la industria y está constatado que son completamente inofensivas para el cuerpo humano y su función es estrictamente proteger al rostro de partículas que podrían caerle. 

Lo peor del caso es que los ciberterroristas  desinformadores con esto están preparando el terreno para cuando surja la vacuna contra el coronavirus, ellos lanzarán una gran campaña para evitar que la gente acuda a vacunarse inventando mentiras de todo tipo, como decir que da autismo, que te implantan un chip de rastreo o que en realidad te inyectan células cancerígenas y otro tipo de falsedades con tal de causar pánico entre las personas para que la gente no se vacune. Afortunadamente ya existen agrupaciones que se dedican a la verificación de la información, que han comprendido lo importantes que es desmitificar, desmentir y refutar ese tipo de campañas de desinformación y bulos. 

Por otro lado, publicar intencionalmente falsas alarmas para causar pánico y dañar a la población es un delito que amerita cárcel. Publicar bulos, mistificación y desinformación no es libertar de expresión, mucho menos libertad de prensa. La libertad de expresión y la libertad de prensa son para informar y servir a la humanidad, no para publicar mentiras y falsedades. ¿Y cómo saber que son falsedades? Para eso sirve el análisis de información y la verificación de datos, que es trabajo de todo investigador, de todo periodista, por no decir que también de toda persona pensante. 

Ahí se las dejo de tarea. Que todos tengan una muy bella y desmitificante noche.     

24 junio 2020

El día mundial de los ovnis es hoy


A pesar de que varios pseudo-investigadores, por medio de distintas plataformas de comunicación, tratan de mantener en confundido al público en general sobre el tema de los ovnis, muchas agrupaciones e investigadores serios han demostrado que sí se puede investigar de manera objetiva y racional al fenómeno ovni.

El 24 de junio del año 1947 pasó a la historia debido a que ese día se reportó el primer avistamiento ovni de la historia moderna. Lo realizó el piloto aviador Kenneth Arnold cuando él piloteaba una avioneta CallAir A-2 sobre los cielos de Washington. Narró que vio unos extraños objetos voladores no identificados cerca del Monte Rainier. 

Hoy en día se maneja que, debido a la fecha y lugar, lo más probable es que esos presuntos ovnis eran en realidad aeronaves militares secretas experimentales. Pero el hecho en si es que se trató del primer reporte de avistamiento ovni registrado de manera formal. 

Posteriormente el 3 de julio de ese mismo año ocurrió el presunto estrellamiento de un ovni en Roswell, Nuevo México, un suceso que acentuó el interés de las personas por este fenómeno. Posteriormente la ciudad de Roswell fue catalogada como la "capital mundial de los ovnis", algo que es aceptado sin lugar a duda por todos los investigadores interesados en el tema ovni.Y aunque el "Incidente Roswell" ya ha sido desmitificado ampliamente, sigue siendo objeto de muchos mitos y leyendas. 

Hay otro día que también merece ser recordado, es el 7 de enero de 1948, cuando el Capitán Thomas Mantell, de la Guardia Nacional Aérea de E.U.A., murió persiguiendo a un presunto ovni. Esa tarde el Capitán Mantell persiguió con su avion caza P-51 Mustang a un objeto volador no identificado, y en su intento por darle alcance terminó estrellándose en un lugar cercano al poblado de Franklin, en el Condado Simpson, en el estado de Kentucky. 

Tiempo después una investigación del Proyecto Libro Azul, de la Fuerza Aérea de EUA. reveló que Mantell pudo haber muerto persiguiendo un globo Skyhook, que en ese entonces era un proyecto de alto secreto. Según la investigación Mantell no tomó en cuenta las indicaciones para nivelar la gran altitud de vuelo, por lo que se desmayó por falta de oxígeno, y por ello se estrelló. El Capitán Mantell es considerado por muchos como el primer mártir a causa de este fenómeno.

Esta conmemoración surge de la mente varios investigadores especializados en la  ufología. Gracias a los investigadores Orlando Pla Riera, Lucy Guzmán de Pla, a la Organización PRRG, al Proyecto Cóndor de Ovni.net, a CEUFO de Oscar Alfredo Mario, a la revista electrónica UFOPR, y a otros investigadores, quienes se organizaron para crear un día para conmemorar a la investigación seria y objetiva de este fenómeno. 

El 24 de junio del 2001 el Alcalde del municipio de Lajas (Puerto Rico), Marcos Irizarry,  proclamó ese día como el "Día de la investigación de objetos voladores no identificados". Inicialmente esa fecha solo se celebraba en Puerto Rico, pero al paso de los años fue aceptada por muchos países, y ahora es una conmemoración que se sigue en más de 50 países, al grado de que en muchos lugares organizan charlas y conferencias.

No han faltado los pseudo-investigadores y timadores que se ha querido adjudicar la propiedad de esta conmemoración, algo que nunca lograrán, pues la historia de este evento se ha escrito a la vista de todos. 

Pero siendo objetivos, el pasado de la investigación de los ovnis ha estado envuelta en una atmósfera psicodélica y alucinante; y eso en gran medida debido a los numerosos grupos pseudo-místicos que practicaban el "contactismo", y que eran dirigidos por sus "guías contactados" que, según ellos, recibían mensajes de los "hermanos mayores" , "hermanos celestiales" o los "maestros estelares", pero que se suponía que se los transmitían supuestos seres extraterrestres. Algo que hasta el momento nadie ha podido demostrar, ni nadie ha dado una verdadera prueba irrefutable de esos contactos. 

Desafortunadamente la charlatanería en el tema ovni surgió casi al mismo tiempo que la investigación seria de este fenómeno. Afortunadamente el fenómeno ovni hoy en día también es un tema para el análisis serio y formal, o para la conversación amena en distintos foros de opinión, además de que es motivo de un escrutinio riguroso por parte de muchos investigadores. 

Desgraciadamente sigue siendo motivo para que algunos farsantes intenten ganar fama y fortuna aprovechándose de los aficionados y fanáticos a un fenómeno que todavía no es bien comprendido. Los pseudo-investigadores hacen todo lo posible por acaparar los espacios en los medios de comunicación, publicando cuanta cosa de les ocurre con tal de destacar en los titulares. 

Todo indica que les interesa mucho más el "rating" que la seriedad y la calidad de sus trabajos; pues se dedican más a farandulear que ha investigar, y como es bien sabido, el que hace shows no investiga nada. 

Incluso algunos se han autonombrado "embajadores de los extraterrestres", otros han intentado fundar sectas y cultos ufólatras, otros tantos han intentado crear "embajadas extraterrestres" o construir "ovnipuertos" y los más comunes son los que se la pasan inventando avistamientos de falsos ovnis o entes extraños.

Del otro lado de la moneda tenemos a los que sí les interesa la investigación. Los investigadores del fenómeno ovni, los auténticos ufólogos, son los incansables buscadores de respuestas, aquellos que lo único que les interesa es conocer la verdad, aunque esta verdad sea que el ovni que investigaban no era más que algo completamente común y corriente. En México podríamos decir que los mejores representantes de la ufología real son los investigadores Héctor Chavarría y Leopoldo Zambrano, quienes se han dedicado por décadas a la desmitificación del fenómeno. 

Los investigadores serios están conscientes de que no siempre encontrarán lo esperado, pero ellos continúan realizando las pesquisas que les ayude a dar solución a esos enigmas. Para muchos hay algunos indicios que indicarían que el fenómeno ovni pudiera tener un elemento extraterrestre, no se dejan llevar por las especulaciones ni por la emoción, y prefieren esperar al resultado final de sus estudios antes de lanzar conclusiones erróneas y fuera de base.

Hoy en día el estudio serio y formal del fenómeno ovni ha llevado que cada día más países abran sus "archivos secretos" que tratan sobre encuentros cercanos con ovnis; y aunque hasta el momento no se ha podido demostrar que se trate de naves extraterrestres, sí se ha podido demostrar la autenticidad de varios casos de ovnis como lo indica su definición: objetos voladores no identificados. 

Recordemos que hoy en día se considera que el 99% de los casos de presuntos ovnis tienen una explicación lógica,racional y científica. Gracias a esto varias agencias de noticias, instituciones de gobierno y académicas han tocado al tema ovni desde un punto de vista analítico y objetivo, fuera de lo meramente ocioso.

Lo que hay que destacar es la enorme labor que han realizado todos los auténticos investigadores del fenómeno ovni alrededor del mundo, quienes con su arduo trabajo han continuado tras la verdad que esconde este fenómeno que ha reunido a estudiosos de múltiples disciplinas científicas para poder resolver su enigma, que hasta ahora sigue sin solución final. 

No lo podemos negar, cada día estamos más cerca de descubrir la solución final sobre los ovnis, sin embargo esa solución no llegará fácilmente y tendrán que esforzarse más por desmitificarla. para así no limitarnos a verdades a medias. El fenómeno ovni merece un estudio serio y formal por parte de los estudiosos especializados en la materia, exigiendoles que no se limiten a simplemente coleccionar imágenes de presuntos ovnis, pues eso no es investigar, sino a que por todos sus medios posibles busquen desmitificar este fenómeno, alejándose de los fraudes de los timadores.

Los investigadores deben de poner atención cuando algunos no concuerdan con sus ideas, y deben de aprovechar esas críticas para verificar que estén haciendo lo correcto, y si no es así, corregir sus acciones para tomar el camino serio y objetivo de la investigación, alejados totalmente de la especulación.

El "misterio" de los ovnis sólo el tiempo y el esfuerzo de los investigadores serios nos llevará a su solución, aunque tal vez no a todos les agrade lo que se encuentre al final, pues puede ser que al final no se encuentre a esos extraterrestres que tanto añoran algunos. 

http://twitter.com/belduque

https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

10 junio 2020

¿Investigan lo paranormal?


En el pasado se han narrado historias de supuestos hechos insólitos, aparentemente sin una explicación científica. En la actualidad se siguen contando esos relatos, pero ahora en forma de testimonios o reportes de lo que es denominado por muchos como fenómenos paranormales. 

A finales del siglo XIX, los primeros investigadores que trataron de investigar estos fenómenos les llamaron de muy distintas maneras, algunos les llamaron fenómenos metapsíquicos, parapsíquicos, sobrenaturales, preternaturales, forteanos, etc. Todo dependiendo de las creencias e ideología de las personas.  

A mediados del siglo XX se creó la llamada parapsicología, que intentó estudiar de forma científica los presuntos fenómenos producidos por la mente humana, como la percepción extrasensorial, la psicoquinesis, la telepatía y la precognición, aunque nunca se logró profundizar realmente en esos estudios y sólo quedó como registro estadístico.  

Un par de décadas después, se empezó a hablar de la "parapsicología instrumental" que consiste en registro de los presuntos fenómenos paranormales para realizar su análisis y estudio, aunque en este caso ya se consideró, hipotéticamente, la supuesta presencia de fuerzas ajenas al ser humano como las posibles causantes de estos hechos. 

Siendo honestos, en este campo, se han logrado algunos pocos casos que puedan considerar como realmente impresionantes, pues en estos se ha conseguido registrar sonidos e imágenes que por momentos podrían dar la idea de que "hay algo más en este mundo" que no ha sido adecuadamente estudiado y explicado. 

Lamentablemente en estos últimos años se ha visto un considerable retraso en este campo, como si todo esto se hubiera estancado. En su momento abundaron los pseudo-investigadores que se autonombraron "parapsicólogos" o "cazafantasmas", pero que no tenían ni los más mínimos conocimientos para realizar una auténtica investigación, mucho menos actuaban con con rigor científico. 

La gran mayoría de esos pseudo-investigadores sólo se limita a entrevistar a los supuestos testigos de estos hechos, y a mostrar algunas imágenes y sonidos confusos, y mal captados, como si fueran evidencias reales de actividad paranormal; pero todo esto lo hacen sin haber sometido esas supuestas evidencias al más mínimo análisis o realizar pruebas para descartar su origen enteramente natural. 

Hoy en día, esos pseudo-investigadores van en decadencia, pero su trabajo ha afectado la credibilidad del tema y de quienes sí se interesan de forma seria y objetiva a esta materia. 
En estos días existen pocas agrupaciones serias que se sí dedican a la investigación de los llamados fenómenos paranormales, incluso algunas han formado lazos de unión a nivel internacional para compartir y cotejar datos e información, y así poder encontrar una explicación lógica y racional a dichos fenómenos. Hoy en día se considera que aproximadamente un 95% de estos casos tienen una explicación plenamente lógica, racional y científica.  

Han surgidos varios casos nuevos e insólitos, pero las "incógnitas" planteadas por estos extraños fenómenos no parecen del todo fuera de nuestro mundo. Se la logrado constatar que sí acontecen algunos sucesos extraños en ciertos lugares, pero no se ha podido corroborar del todo una explicación certera que les de solución o que indique las razones posibles por las cuales ocurren estos fenómenos. Algunos siguen defendiendo la hipótesis de la existencia de las llamadas "entidades coexistentes no identificadas" (ángeles, fantasmas, duendes, feéricos, etc), pero nadie ha podido demostrar nada de eso. Eso ha sido un aparente "problema" para algunos en estos últimos años, pues nadie ha podido demostrar esas hipótesis que han sugerido para explicar estos fenómenos. Por otro lado, sí se ha descartado y solucionado muchos de esos presuntos casos de fenómenos paranormales, aunque todavía queda un muy pequeño número de casos que todavía están dentro lo "inexplicable". 

En este mundo todo lo que es real tiene una explicación lógica, racional y científica. Pero el hecho de que no todo fenómeno esté explicado plenamente, es culpa de todos los que deberían de enfocarse en encontrar esas explicaciones. Los argumentos con tintes místicos o espirituales que dan algunos para intentar "explicar" estos fenómenos, son absurdas e insostenibles, y para colmo, no soportan ser cotejados. 

En casi todo el mundo se han narrado supuestos eventos extraños o inexplicables, que incluso algunos han llamado sobrenaturales. El índice de incidencia de este tipo de fenómenos, según algunos, es muy alto, al grado de que algunos especialistas en el tema estiman que existe un porcentaje muy considerable de personas en el mundo que han sido testigos de los fenómenos paranormales. 

Muchos han escrito y hablado de estos presuntos fenómenos, pero algunos exageran la información para hacerla más atractiva al público en general, y así tratar de llamar más la atención de la gente y ganar fama en los medios masivos de comunicación. 

Dentro del "mundo del misterio", existen tres tipos de individuos: Los investigadores, los divulgadores, y los que sólo hacen puro show. Las actividades de la mayoría de ellos pueden ser muy respetables, pero el problema viene cuando empiezan a tergiversar los datos y se ponen a inventar casos falsos de supuestos fenómenos paranormales, cayendo en los fraudes y la charlatanería. 

Lo más sencillo para algunos pseudo-investigadores, poniendo de manifiesto su flojera ante la posibilidad de realizar una seria investigación con calidad, es adoptar la pose de que todos los fenómenos de "apariencia extraña" sean calificados como "paranormales" sin realizar un análisis real de casos, para después andar diciendo a los cuatro vientos que "han investigado cientos de casos", aunque en realidad únicamente se han dedicado a recopilar videos, fotos y acumular entrevistas; pero nunca a realizar un auténtico análisis de ellos. 

Si estos individuos se hacen llamar "investigadores de fenómenos paranormales" deberían de saber que el principal objetivo de la investigación es resolver esos casos que se han presentado a estudio, y buscarles una posible explicación, hasta refutar o confirmar los casos si es necesario. 

Se distraen tanto en coleccionar "pruebas" y mostrarlas los medios como si fueran muy importantes, que se les olvida realizar una verdadera investigación. En muchas ocasiones estos personajes no tienen ni la más mínima documentación, y se limitan a saber lo más básico de los conceptos de la investigación de misterios, pero no buscan estar actualizados ni corroborar o refutar teorías, simplemente a adoptar como propias las que más les convienen. 

Un ejemplo de ello son las presuntas fotografías de "fantasmas", duendes, orbes, ángeles u otras supuestas entidades anómalas. Muchos "investigadores" hacen gran alboroto con estas en los programas de revista y entretenimiento, diciendo que son "pruebas irrefutables de su presencia en nuestro mundo". Sin embargo nunca se ponen a analizar las posibles causas que originaron que surgieran dichas imágenes. 

La explicación de la gran mayoría de esas imágenes puede estar en los típicos errores al tomar las fotografías o el video, como los efectos de sombras y reflejos de luz, o hasta el fenómeno de la pareidolia (imagen adjunta) que es muy recurrido por los fanáticos de las teorías sobre "entidades paralelas". 

Para muchos es más fácil creer en lo que no se entiende, que investigar para encontrar la realidad. Únicamente después de analizar las posibles evidencias de un caso y encontrar que "no puede ser explicada de manera lógica, científica o racional", solamente así se podría considerar como algo "paranormal". 

Ningún fenómeno debe de ser calificado como paranormal hasta que se le demuestre lo contrario. Hacer lo contrario, es tener pereza mental ante esto. No podemos negar que sí existen algunos pocos casos que de momento no pueden ser explicados del todo, pero estos son muy pocos en comparación con los que sí pueden y han sido explicados. 

No te quedes con dudas o especulaciones, analiza bien las cosas antes de calificar algo como paranormal, no vaya a ser que tan solo se trate de un engaño de nuestros sentidos o un simple truco bien elaborado.

06 junio 2020

Es obligatorio usar el cubrebocas


Todavía hay gente muy irresponsable, inculta e ignorante que no quiere comprender la gran importancia de portar correctamente la mascarilla cubrebocas o tapabocas cuando sale a la calle para realizar alguna actividad. En toda el área metropolitana de Monterrey, y en todo Nuevo León, es obligatorio portarlo si se sale a la calle.
Los más ignorantes de todos son esos que dicen que “el coronavirus no existe y es un invento del gobierno”. A veces no podemos ni imaginar el nivel de ignorancia que pueden tener algunas personas que llegan a creer estas cosas. Creen que el gobierno nos quiere tener encerrados en nuestras casas para que quiebren los negocios y las empresas, cuando en realidad es para evitar que la pandemia crezca y se salga de control, saturando los hospitales y clínicas.
Hay otros, muy incultos también, que dicen que “el cubrebocas produce hipoxia”, pero esto definitivamente sólo podría creer alguien con secundaria trunca o con un retraso intelectual de consideración. El cubrebocas o tapabocas no puede producir hipoxia, que es la falta de oxígeno en el organismo, pues para empezar el tapabocas no es hermético, tiene muchas filtraciones de aire que permiten respirar adecuadamente mientras esté seco.
En segundo lugar no puede producir hipoxia con eso de “estas respirando tu propio CO2”, pues el ser humano normalmente respira bastante dióxido de carbono normalmente y lo podemos tolerar a la perfección. Recordemos que el aire esta compuesto aproximadamente en un 78.08 % de nitrógeno, un 20.94 % de oxígeno, un 0.93 % de argón, un 0.035 % de dióxido de carbono, y otros gases más.  De hecho la hipoxia se da por algunos padecimientos como la neumonía, la anemia, enfisema pulmonar, por el tabaquismo y otros padecimientos, o incluso por escalar en grandes alturas, pero no por traer cubierta la boca y nariz con una tela.
Por otro lado hay quienes no se ponen el cubrebocas, simple y sencillamente, porque les da pereza hacerlo. Son los más irresponsables de todos, pues a pesar de que tienen conocimiento del riesgo de andar en la calle sin el cubrebocas, ellos no se lo ponen porque les da flojera hacerlo, o se lo ponen mal y sólo lo traen puesto debajo de la boca. Son una vergüenza para la sociedad esos individuos.
Hay incluso otros que han dicho que el tapabocas es un símbolo de "opresión social" y aluden a ideologías políticas algo carentes de inteligencia (estúpidas) invitando a la gente a no usarlos como símbolo de rebeldía, poniendo de manifiesto su evidente y terrible ignorancia al respecto del tema, poniendo en peligro a toda su comunidad.
Solo esperemos que cuando ellos, o sus familiares, se estén muriendo por SARS Cov-2, no vengan a llorar que no los están atendiendo bien, pues ellos serán los culpables directos de todos esos contagios.
Todos tenemos que ser conscientes de esto, el cubrebocas no sólo protege a quien lo usa, nos protege a todos. Si sales a la calle, ponte el cubrebocas, si no te lo pones, no salgas. Debes de saber que la policía tiene todo el derecho, y la obligación, de llamarte la atención si sales a la calle sin tapabocas.
He dicho. 

26 mayo 2020

El gran horror del Pin Parental


Una vez más grupos de poder político-religioso se quieren inmiscuir o entrometer en temas que no deberían de tener acceso por el hecho de que afectan los derechos y libertades de terceras personas, pero en este caso el asunto es más grave, pues los afectados directamente serían los niños.

Ha surgido la maquiavélica idea de imponer un “Pin Parental” que busca que los padres y madres de familia puedan censurar la educación académica de temática sexual en las escuelas, desde el kínder hasta la preparatoria, incurriendo en un grave atentado al derecho al saber de los menores de edad. 

Está ampliamente documentado que la mejor forma de evitar que los menores sean víctimas de abusos sexuales es por medio de la correcta e integral educación sexual en las escuelas. Este tema ha intentado ser censurado en Nuevo León desde los años 1980´s, pero gracias a la decisión de valientes madres y padres de familia, la educación sexual se sigue impartiendo en la mayoría de las escuelas en el estado con forme a lo que dicta las ciencias. 

En distintos momentos de crisis los grupos que algunos califican como “conservadores fanáticos” se han dedicado a tratar de imponer sus ideas por distintos medios sobre la sociedad, que a la luz del conocimiento, los valores y virtudes humanas, va dejando atrás creencias y supersticiones que le estancaban en un retraso cultural impuesto por líderes político-religiosos.

Como se ha constatado reiteradamente, grupos de odio han influido en estas iniciativas que atentan en contra de los derechos y libertades de las personas, y no han faltado los insultos, ataques y amenazas en contra quienes hemos denunciado esto.

Los padres y madres tienen derecho a revisar los planes de estudio de las escuelas, pero no tienen ningún derecho a censurar sus planes de estudio  de las mismas; si no les gusta el plan de estudios, tienen derecho a cambiar a sus hijos de escuela, pero no a coartar el derecho al conocimiento académico de todos los niños.

El problema radica en que los grupos “conservadores” buscan que no se enseñe la cultura o perspectiva de género en las escuelas, pues va en contra de sus creencias religioso-mitológicas, pues en ella se enseña a respetar y dar su lugar a toda persona por ser del género humano, sin importar su raza, condición social, tendencia sexual o ideología religiosa, pues en muchas corrientes religiosas, literalmente, se enseña a odiar a los que son de preferencias sexuales distintas.

Tan sólo por mencionar, en el área metropolitana de Monterrey en varias parroquias hay pláticas prematrimoniales o de instrucción para padrinos de bautismo, en las que todavía se hace mención explícita al desprecio por los miembros de la comunidad LGBT (Personalmente he sido testigo de ello). ¿Eso quieren seguir enseñando a los niños?   

Como alguien inteligentemente dijo en Twitter sobre este tema “La ignorancia y odio no se deberían de transmitir de generación en generación”. ¿Dónde dejaron eso de "amarás a tu prójimo"? Con el Pin Parental pareciera que lo que intentan hacer es que prevalezca la xenofobia y la ignorancia. Pareciera que quieren volver a reducir a las mujeres a simples sirvientas o máquinas de parir hijos, como en varias religiones las tienen asignadas.

Esto, de nuevo, solo es otra muestra del neo-oscurantismo que está contaminando e intoxicando a la sociedad contemporánea. Un individuo que defiende este tema me “reprochó” diciéndome “Ten hijos para que puedas hablar de esto”, como si se necesitara tener cáncer para dominar el tema del cáncer. Así, a ese grado, cosifican a los menores, a sus mujeres y a todo quien no crea en sus supersticiones, esos grupos de "fanáticos".

El Pin Parental es en si mismo una falacia, un horror, pues no protege a los menores de nada, todo los contrario, los condena a la ignorancia y vulnera su derecho a una completa educación académica, como tiene que ser. Los sofismas que argumentan para imponerlo carecen de lógica si se ponen a revisión.

No dejemos que las ideologías de odio sigan contaminando nuestra sociedad, los niños deben saber desde pequeños como es el mundo, pues sólo así, podrán evitar que otros abusen de ellos.

http://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

22 mayo 2020

Lo que pasa cuando los periodistas no saben de ciencia


Hace unos días se dio un hecho realmente vergonzoso en varios portales y medios informativos, se publicó una “noticia” sobre un supuesto fenómeno que ocurriría en nuestro Sol, el cual presuntamente podría llegar a ocasionar desde terremotos, erupciones volcánicas e incluso fuertes heladas. 

En varios portales de noticias lo anunciaron con títulos como "Fenómeno del Sol podría causar clima helado y terremotos", "El Sol presenta extraño comportamiento que podría causar terremotos y heladas en el mundo", "Extraño fenómeno en el sol podría causar terremotos, fuerte heladas y erupciones volcánicas" y otros tantos muy similares. 

Pero el caso es que esto se trataba de una noticia falsa, por no decir que de broma publicada por el portal The Sun de Reino Unido, algo muy similar a lo que es el famoso portal de El Deforma aquí en México. 

El problema es que los redactores de varios medios de comunicación leyeron la nota en los “buscadores de noticias” y la copiaron tal cual, ni siquiera se pusieron a revisar lo que decía, o a analizar lo que supuestamente ocasionaría el supuesto fenómeno astronómico. 

Según la redacción de estas “notas” hacían referencia a que llegarían a la tierra una oleada de rayos cósmicos mucho mayor a las normales, lo que desencadenaría toda una serie de eventos atmosféricos y geológicos de gran magnitud que podrían terminar en grandes catástrofes naturales. 

Pero si hacemos memoria, y recordamos nuestros apuntes de ciencias de la preparatoria, podremos recordar algo muy importante: Los rayos cósmicos no pueden ser bloqueados por nada, todo lo pueden atravesar y no causan ningún daño o fenómeno alguno en los organismos o materia. O al menos hasta el momento es lo que la evidencia señala. 

Además, recordamos otro tema muy importante, el Sol no puede generar terremotos en nuestro planeta. La Tierra cuenta con varias capas de protección natural alrededor de nuestra estratosfera que la defienden incluso de las poderosas llamaradas o tormentas solares, y lo más que llega es radiación ultravioleta, luz blanca y pocas emanaciones de otro tipo que a lo mucho causan problemas de telecomunicaciones a nivel espacial. 

Es aquí donde tenemos que ver este terrible problema, la gran ignorancia científica que hay en el campo del periodismo. Hay reporteros que ni siquiera saben cual es la diferencia entre bacterias y virus, o no saben la diferencia entre antibióticos, antihistamínicos y analgésicos.  

Estamos viviendo un momento muy crítico en el cual el saber de ciencia es primordial para todo mundo, y es terrible que en los medios de comunicación las personas que tienen pantalla para comunicar información lo hagan erróneamente. Lamentablemente el periodismo científico está muy relegado y, por muy distintas razones, no se le ha brindado un adecuado espacio en los medios de comunicación tradicionales. 

En internet hay muchos portales de ciencia, pero incluso en ellos se puede encontrar ciertos sesgos informativos al abordar temas en los que los administradores o editores del portal no tienen mucha especialización, pero lo peor del caso es que tampoco preguntan a los que sí podrían saber y prefieren publicar la nota aunque no esté correcta. 

Por esto y mucho más hace mucha falta hacer mayor promoción al periodismo de investigación y al periodismo científico, enfocado no solo a promover el conocimiento y descubrimientos en el campo de la ciencia y la tecnología, sino también se debe de combatir la pseudociencia y la charlatanería que tanto daño hacen a la sociedad moderna. 

Si no se combaten los bulos y su desinformación los periodistas científicos sólo están haciendo el 50% del trabajo que deberían de estar haciendo en los medios de comunicación. A la gente le gusta vivir en abismos existenciales, pero si no hacemos nada por sacarles de esos abismos, podrían arrastrar a muchos a caer en esos abismos. 



19 mayo 2020

La plaga de los antivacunas


Debido a la falta de inversión en el campo de la educación y la carencia de promoción de la investigación científica en los medios, ha surgido un problema mucho más grave de lo que algunos creen y que puede afectar muy profundamente y de forma muy dañina a la sociedad entera, que de hecho puede poner en riesgo a toda la humanidad. Es el llamado “movimiento antivacunas”.

Los grupos antivacunas son de entrada grupos de ideologías negacionistas enfocados en negar, de forma ilógica, todas las evidencias y pruebas que señalan los grandes beneficios de las vacunas en los seres humanos. No es lo mismo que la tripanofobia, el miedo irracional a las vacunas. Mientras que los antivacunas tergiversan y manipulan desinformación sobre los beneficios o riesgos de las vacunas, los que padecen tripanofobia sólo le temen al dolor causado por el piquete de la aguja. 

Lamentablemente, este movimiento surgido en Europa y que ya ha llegado a México se ha enfocado en promover que los padres y madres de familia eviten la vacunación de sus hijos, lo que los pone en alto riesgo de contraer graves enfermedades a corta edad que podría causarles graves padecimientos a mediano o largo plazo.

Dentro de las falsedades que tanto difunden los antivacunas es que las vacunas causan autismo, algo que ha sido descartado totalmente, pues el único caso en el mundo donde se quiso relacionar el efecto de una vacuna con el autismo de una pequeña, fue descartado por los análisis clínicos. La ciencia no miente, los antivacunas sí mienten, y está ampliamente documentado.

Otro de los bulos que difunden es que las vacunas contienen mercurio, que son únicamente agua o que lo que hacen en realidad en inyectar los verdaderos virus. La realidad es que no son sólo agua, tienen varios compuestos, entre ellos virus debilitados para generar anticuerpos.

Algunas vacunas, no todas, contienen tiomersal, que es un compuesto que tiene etilmercurio, el cual se utiliza para evitar el crecimiento de bacterias y hongos en “vacunas inactivadas” (con virus muertos) que se suministran en viales multidosis. Además se usa en la producción de algunas vacunas para inactivar determinados microorganismos o toxinas y para contribuir a mantener la esterilidad de la cadena de producción. Dicho compuesto solo está presente en una proporción menor al 0.1% de la vacuna. Este compuesto ha sido estudiado por más de una década por varios grupos de científicos a nivel internacional, y hasta el momento no hay pruebas de que la cantidad de tiomersal utilizada en esas vacunas sea de riesgo para la salud.

Increíblemente hay madres de familia que dicen “estar orgullosas de no vacunar a sus hijos”, lo que pone en evidencia su enorme ignorancia y su terrible irresponsabilidad al poner en peligro de esta forma la salud de sus hijos. Hay algunos padres de familia que incluso dicen “pues vacunenese ustedes y sean inmunes según ustedes, si nosotros nos enfermamos no les afectaría”. El problema es que si se infectan esos incultos ponen en peligro a todo aquel que por alguna razón tenga sus defensas bajas o que su sistema inmunológico esté bajó alguna afectación.

Hay individuos, que no se si merecen llamarles personas, que alegan que no sirve para nada el vacunarse. Pero si se les pregunta si ellos o alguno de sus familiares ha padecido alguna vez rubeola, tétanos, difteria o poliomielitis tendrían que responder que no, y muy posiblemente ni siquiera han de saber de esas enfermedades, pues ya casi no existen casos de ellas gracias a las vacunas.