03 agosto 2006

Una hipótesis del origen de la creencia en la reencarnación.

La teoría de la reencarnación surgió en el oriente hace muchos siglos, pero ¿de dónde surgió?
Algunos plantean que surgió como el resultado de desear compensar algunas frustraciones causadas por fracasos en el pasado, pensando que en una vida futura no se volvería a cometer el mismo error; o como el resultado de la observación de algunos procesos de la naturaleza en los que, de manera natural, se reciclan los elementos de estos procesos naturales, ya sea la tierra, el aire, el agua, etc. Sin embargo aquí es donde podría surgir otra posibilidad, de que haya sido aprendida. Pero entonces ¿quién le enseñó esta creencia a los humanos?
Aquí es donde podrían entrar los que son denominados como feéricos, también llamados por algunos como entidades coexistentes no identificadas. Se podría especular que en la antigüedad algunos de estos seres se no sólo se hicieron pasar por dioses, sino que también les habrán enseñado a los humanos algunas enseñanzas para mantener bien arraigado su dominio sobre ellos, y entre esas enseñanzas estaría también la creencia de la reencarnación. Y el ejemplo que estos entes darán a los humanos sería simplemente dando el testimonio de su padecimiento, la reencarnación, pues según varias teorías, ellos no pueden abandonar este mundo debido a un castigo que se les impuso. Esto posiblemente era para hacerles creer que si los humanos eran obra de "ellos", entonces también padecerían de reencarnación, supuestamente para poder "ascender" espiritualmente.
Los humanos al morir no reencarnan, pasan a otro plano donde según sus acciones en el mundo son juzgados y conducidos al lugar que merecen, aunque suene muy religioso todo indica que así es, o al menos los casos de experiencias cercanas a la muerte (E.C.M.) de varias personas en distintas partes del mundo así lo han indicado; éste fenómeno el de las E.C.M. lo comentaré en otra ocasión.
El ser humano puede corregir sus errores en vida sin la necesidad de tener que andar reencarnando en otros cuerpos. No están condenados a reciclar su alma y vivir amarrados a la Tierra; pero los feéricos al parecer sí. Ellos están castigados a habitar la Tierra por siempre, viven amarrados a ella y al "morir" vuelven a revivir o a reencarnar pues no pueden ir al "Cielo" o al "Infierno", por haber sido "los tibios" o los neutrales el día de la rebelión de los ángeles caídos, esto es lo que se comenta en algunas leyendas y teorías. Ellos, en especial los denominados por muchos como elfos, al hacerse pasar por divinidades en la antigüedad, o maestros astrales en la actualidad, habrán inculcado esta creencia en los humanos para confundirlos más y entorpecer su desarrollo espiritual.
Los feéricos o Entidades Coexistentes no Identificadas, se podría decir, le tienen envidia al ser humano por la cualidad de poder reivinndicarse en vida y poder ascender en el plano espiritual, y así tener la esperanza de un mejor desenlace al final de sus vidas, y es lo que hace que estos seres hayan engañado al ser humano con esta creencia. En algunas religiones se tiene la fe en la resurección y en la vida en el mas allá, pero esos temas no serán tomados aquí por pertenecer estrictamente a las doctrinas religiosas; sólo se tocó algunos aspectos teológicos pero únicamente para poder dar una explicación más completa a este tema.
El reencarnar es un castigo que la raza humana no merece.
Espero sea de su agrado esta hipótesis y les sea de utilidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY INTERESANTE.DE SOLO PENSAR EN VOLVER A SER UNA CRIATURA INDEFENSA,POR QUIEN OTRA PERSONA DEBA SACRIFICARSE, ME INDISPONE.

Keith Coors dijo...

Muchas gracias por compartir esta hipótesis, maese Belduque.
KC