08 mayo 2017

Los cuentos del Necronomicón y Cthulhu


Para los amantes de las novelas de terror gótico hay un autor que no se puede escapar a sus ojos, es el gran Howard Phillips Lovecraft, quien creo todo un universo aterrador de ficción y fantasías oscuras que ha sido la satisfacción de millones de lectores desde el siglo pasado. Narraciones como “Las montañas de la locura”, “La llamada de Cthulhu” y “Dagón” son considerados por muchos como las obras maestras de su oscura y genial imaginación.

Sin embargo hay una de sus obras que ha causado más conmoción y confusión entre los que se dicen sus seguidores, ese libro es el llamado “Necronomicón”, al cual lo rodea un aura de misterios y leyendas, muchas de ellas inventadas por sus mismos seguidores, algunos fanáticos de leyendas y cuentos de terror.

El Necronomicón (Libro de los nombres muertos) es el libro ficticio más famoso de la mitología de H. P. Lovecraft. Es mencionado como si fuera un libro de “saberes arcanos y de magia ritual que conduce a la locura con sólo leerlo”. Este libro es nombrado en gran parte de sus relatos, en donde siempre lo mencionan como un libro lleno de oscuros misterios y secretos que más valdría mantenerlos así, en secreto. El principal personaje de su universo es el mismo Cthulhu, un ser antiguo ser extraterrestre con un cuerpo gigante, con cabeza de pulpo y cuerpo similar al de un dragón con alas, es inmortal y es un ser primigenio que “existe antes del tiempo”.

Ahora recapitulemos un poco la aparente historia del libro. Se cuenta que el libro fue escrito alrededor del año 730 d. C. por el árabe Abdul Alhazred, quien supuestamente era un poeta de Sanaá, Yemen, siendo su título original “Al Azif”. Se dice que Alhazred murió en las garras de una bestia invisible en plena luz del día, en frente de varios testigos. Se cuenta que en el año 950 fue traducido al griego y comienza a tener una rápida difusión entre los filósofos y hombres de ciencia de la época, por lo que, supuestamente, lo lleva a ser condenado por la Iglesia católica en el año 1050. Pero es en el año 1228 cuando un hombre de nombre Olaus Wormius traduce el libro al latín, quedando su título como la traducción Necronomicón.

Este libro tiene la fama de dar pie a las más grandes confusiones y atroces pesadillas, pero en realidad el libro es totalmente ficticio, ya que el mismo Lovecraft, en repetidas ocasiones, así lo manifiesta en la correspondencia que sostuvo con sus colegas; incluso algunas de las entidades monstruosas que se mencionan en los relatos fueron inventadas por sus amigos. De hecho, el famoso árabe loco Abdul Alhazred no es más que un apodo que él mismo se puso en su infancia, inspirado en la lectura de “Las mil y una noches”.

Según la cronología del Necronomicón en el año 1232 la edición latina y griega fueron prohibidas por el Papa Gregorio IX, pero esto no está documentado ni comprobado por ningún medio, por el simple hecho de que este libro fue inventado por el mismo Lovecraft apenas en el siglo XX. De existir dicha censura papal, estaría más que documentado dicho reporte, ni existe ningún registro de su existencia en el pasado.

En la actualidad éste libro se puede encontrar en la mayoría de las librerías en la sección de “esoterismo”, aunque debería de estar en la sección ficción y fantasía. Fue escrito por Lovecraft para dar mayor misterio a sus obras, y también para crear un universo base a todos sus relatos, así como los autores del juego de rol “Vampire: La Mascarada” inventaron el “Libro de Nod” o Biblia de los vampiros, o como J.R.R. Tolkien creo El Silmarilion para sustentar lo relatado en el universo de El Señor de los Anillos.

Todo es ficción en dicho libro, pero la cuestión es que sus obras están tan bien escritas que su fantasía envuelve a los lectores en su universo de terror cósmico, inconmensurable e indescriptible, en donde lo más abrumador que se nos pueda ocurrir, sería lo más ínfimo en ese universo de caos barbotante. Pero sí, solo son cuentos, muy bien hechos por cierto, al grado que ha inspirado a muchos otros escritores que siguen la línea que él creo y que ha dejado una huella en la literatura.

Por el momento me despido no sin antes recordarles que “En el lugar donde no te llegue ninguna luz, ahí la oscuridad te rodeará y te cubrirá”.

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

No hay comentarios.: