15 septiembre 2016

Entidades voladoras no identificadas: Su misterio y su realidad


A lo largo de estas últimas décadas se he comentado mucho sobre los avistamientos de aparentes extraños seres voladores de formas muy distintas en varias partes del mundo, algunos los han llamado entidades voladoras no identificadas (Evni) o también entidades biológicas anómalas no identificadas (Ebani). Pero ¿qué tanto es realidad y que tanto es falso?

Posiblemente la casuística de estas presuntas entidades voladoras comenzó a principios de los 1990´s cuando se dio el despunte mercadotécnico de la ufología y todo lo relacionado a la mitología moderna de los extraterrestres, y si a eso le aunamos la facilidad de ir consiguiendo cámaras digitales, de video y fotografía, ya cualquiera se decía vigilante del cielo o cazador de ovnis.

Y ese fue el problema, se permitió que el tema y la parafernalia se saliera de las manos de los pocos investigadores que había en aquellos años, sin embargo poco a poco se fue retomando las riendas del tema y la ufología de estar plagada e infestada de charlatanería, poco a poco se ha ido depurando.

En un principio algunos pensaban que se trataba de algún tipo de entidad anómala con la capacidad de volar, pero al carecer de alas que los mantuvieran en vuelo se comenzó a creen en  otras ideas, como habilidades preternaturales o “tecnología avanzada extraterrestre”, pues a los investigadores novicios que se toparon con este fenómeno, aparentemente no se podían explicar el cómo ni el porque esos cuerpos, con formas alargadas, podían hacer movimientos tan variados a esas alturas.  

La cuestión no terminaba ahí porque los ufólogos, quienes abordaron este tema, no se ponían de acuerdo si esos “ebanis” o “evnis” eran en realidad algún tipo de entidad o si se trataba de alguna máquina voladora. A unos se les llegó a ocurrir que se trataba de algún tipo de entidad relaciona al mito de los dragones voladores chinos, pero nada podía asegurarlo. Lo que imprimía más misterio al tema, ya que para ellos, se tenía que tratar de algo de otro mundo, de origen extraterrestre para ser más exactos.

Ya entrado el siglo XXI la ufología dio un giro sin precedentes, abrió sus puertas al método científico y al análisis inquisitivo, haciendo a un lado a la parafernalia comercial y mercantil del siglo pasado. Y muchos de los investigadores que creían en ovnis y extraterrestres dejaron de hacerlo, y en lugar de buscar en que creer, se dedicaron realmente a investigar, y a buscar evidencias y a generar conocimiento. Comenzó la era de la desmitificación del fenómeno, como siempre debió haber sido.

Entre los temas abordados por estos investigadores de mentalidad racional y lógica, estaban los casos de los ebanis o evnis, los cuales lograron resolverlos satisfactoriamente y de manera verificable. Solo se trataba de saber de un poco de fotografía y de física. Pues solo se trataba de globos.

Se ha descubierto que en la gran mayoría de los casos (el 99.99999… %) tan solo se trata de guirnaldas hechas de globos atados con hilos, muy comúnmente utilizados en eventos religiosos o deportivos, los cuales al finalizar dichos eventos son liberados al aire, y estos son arrastrados durante varios días por las corrientes de viento a veces a cientos de kilómetros del lugar de donde eran originarios, generando una gran expectación entre los que son testigos de dichos avistamientos, ya que caen en la mitología urbana de los entes voladores sin identificar, y su imaginación los hace volar más, al grado de asegurar que hacen “movimientos inteligentes” cuando en realidad solo son arrastrados por corrientes de aire.

Análisis de un muchos de esos casos, ha arrojado esos resultados, y cuando se analizan casos más antiguos, y más recientes, el resultado es el mismo, solo son globos. Es el efecto globos-ovnis que llaman algunos investigadores de este fenómeno al ver la facilidad con que las personas desconocen o confunden lo que ven en el cielo con cosas que no son.

Se ha puesto en evidencia como algunos “investigadores” o “ufólogos” graban globos amarrados por hilos, ya sea en forma de guirnalda o simples grupos con tal de tener “videos de ovnis” en su colección y mostrarlos en eventos, entrevistas y hasta armar “documentales” con ellos, pero solo son globos, simples globos. Y como decía un payaso en una conocida película de terror “todos flotan”.

Canis latrant, ego procedo.

https://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

2 comentarios:

NexoTemporal dijo...

Muychido

eleritzo espaider dijo...

..he leído casualmente tu artículo de 2012 sobre la falsedad del geoterrorismo..espero que con el tiempo transcurrido y con las nuevas informaciones,incluidas las declaraciones de altos funcionarios públicos ( https://www.youtube.com/watch?v=4RXHJ93eVI0 ),sobre el uso de la geoingeniería..me gustaría saber si hay voluntad de admitir..o es mejor seguir ignorando lo que sería un crimen global de ser cierto ??.muy amable.