21 mayo 2014

Un engaño denominado exopolítica


Por lo que se ve, los apasionados a las pseudo-ciencias, ante la inminente crisis que esta viviendo la ufología mundial por la ausencia de casos reales, pues prácticamente todos se han logrado resolver, han desarrollado un nuevo mito falso para llamar la atención de los fanáticos de los extraterrestres y demás personas con problemas existenciales.

Ese nuevo producto mercadotécnico lo han denominado exopolítica, un nombre bastante llamativo para algunos, pero bastante vacío en su contenido. Pero ¿qué es la “exopolítica”? Según sus promotores es “La ciencia de las relaciones entre las civilizaciones inteligentes en el multiverso”; mientras que otros dicen que es “El campo de investigación y activismo político relacionado a las implicaciones de la presencia extraterrestre en el planeta Tierra”.

Aquí es donde comenzamos a ver la discrepancia que hay entre exopolítica y la realidad. Por un lado podríamos mencionar que muchos de sus promotores son tan solo individuos “venidos a menos” en sus distintos oficios y profesiones, y que para tratar de llamar la atención en una novedad han caído en el tema de los ovnis y extraterrestres para lograrlo. Hay entre ellos desde “científicos” (de muy cuestionable credibilidad) hasta improvisados pseudo-investigadores que aseguran que “La presencia extraterrestre en la Tierra es una innegable realidad”, pero siguen sin poderlo demostrar.

Han sido escritos un varios libros con ese tema, que pasaría si los extraterrestres llegaran y se comunicarán con los humanos públicamente, erróneamente estos tipos piensan que la humanidad sigue viviendo en los años 1950´s y que si vieran un alienígena saldrían despavoridos. Pero seamos realistas, ellos nunca han podido demostrar, en ningún momento la presencia de una entidad extraterrestre en nuestro planeta o que se haya tenico comunicación con ellos, todo lo contrario, han elaborado numerosos fraudes con tal de llamar la atención de gente ingenua e ignorante que pueda creer en ellos.

Hoy en día sabemos que es perfectamente posible la existencia de vida inteligente extraterrestre, y no por tener contacto con ellos el mundo el mundo va a sufrir un quebranto en su sistema económico o un desfallecimiento en sus creencias religiosas, eso es ser demasiado exagerado, eso solo pasaría si siguiéramos en la Edad Media, en donde todo lo extraordinario se creía que era mágico, divino o demoniaco. Hoy podemos saber que si existen seres en otros planetas, tan solo se trata de una civilización biológica similar a la nuestra, que podría ser superior en algunos temas tecnológicos, pero no necesariamente mejor que nosotros en cuestiones como valores y virtudes.

La exopolítica solo es una nueva rama del neo-oscurantismo que ha brotado de personas que siguen tratando de alimentar esa ufolatría que cada día pierde más seguidores, pues como sabemos, ya hasta en un laboratorio escolar se puede reproducir y analizar el “fenómeno ovni”, algo que tanto negaban los ufólogos de décadas anteriores. Es muy lamentable ver como en algunas "universidades" les han abierto las puertas a sus expositores que solo buscan promocionar esa farsa, en lugar de promover adecuadamente el saber científico y cultural, pero si hay "universidades" que dan clases de "terapias alternativas", ¿qué podemos esperar de la formación de sus egresados si les enseñan a creer en supersticiones modernas?

Según estimaciones de científicos de verdad, pósiblemente para el año 2025 podríamos tener ese encuentro tan ansiado por toda la comunidad científica, y que por lo mismo, de confirmarse el hecho, no ocultarían al público en general. Quienes hemos colaborado con auténticos divulgadores científicos, sabemos que sería un gran evento, pero no se paralizaría el mundo por ello, ya no adoramos al Sol y la Luna, incluso hoy sabemos de que está hecho el fuego y la luz.  Los gobiernos ya no "lo ocultan" el tema de los ovnis, pues saben que no es un tema que ponga en riesgo la seguridad de los países, y menos pues está plagado de charlatanería.

Cuando lleguen los extraterrestres serán los gobiernos del mundo, incluso la ONU, quien se hará cargo de dar la bienvenida e iniciar relaciones parlamentarias con ellos, ningún ufólogo y mucho menos un exopolítico será invitado. Pues para un evento de tal magnitud, se necesitará de personas serias y objetivas, que no se dejen llevan por simples creencias en mitos generados por la ciencia ficción.

https://twitter.com/belduque

1 comentario:

Mastrángelo dijo...

¡Cómo deben estar los "canalizadores"...! Ya los imagino diciendo "ya lo dijimos", "es el primer paso que el comandante Jebús autorizó a la NASA", "Obama fue advertido"... ¿alguna vez leyó blogs así? Yo durante un tiempo lo hice de manera recreativa, hasta que enhorabuena dejé de arruinarme la hora de almuerzo en el trabajo con esas boberías.

Eso no quita que yo tenga una posición sobre el asunto ovni, que ya le expliqué una vez, y una posición observadora o vivencial del esoterismo que no voy a negociar. Por ejemplo, no siento esa aversión hacia las terapias alternativas, muchas veces permitidas por los mismos médicos siempre y cuando (subrayo esto) no reemplacen al chequeo y análisis de laboratorio. Dicho de otro modo: es obvio que no se puede curar una fractura con reiki. Que haya gente que lo crea es otra cosa, y ahí le doy toda la razón. También el yoga es una práctica (repito, práctica) muy beneficiosa que ayuda a higienizar el cuerpo y la mente además de dejarlo más liviano a uno sin peroratas ni música new age de oferta en farmacias de cadena.

Es muy interesante lo que ud. plantea sobre la noticia de la posibilidad de hallazgo de vida extraterrestre. En ese sentido veo el "momento del anuncio" como ligeramente parecido a lo que ocurre en la película Contacto, guión de Carl Sagan. Y concuerdo totalmente: esas cosas deben quedar en manos de gente de ciencia, no de fabuladores/conspiradores.

No sé francamente qué ocurriría con las creencias religiosas, pero supongo que básicamente nada. Tampoco con las estructuras económicas. El mundo girará, habrá que llegar a fin de mes y la lucha de todos los días. Habrá que tomar el metro, trabajar, el domingo jugará nuestro equipo favorito.

En el mejor de los casos, a nivel científico puede desatar una carrera por mejorar los métodos de comunicación con esas inteligencias, y esas mejoras pueden trasladarse, si el mercado ve la veta, al ámbito cotidiano, y si no la ve, no.