26 diciembre 2012

Una propuesta para que el 2013 sea nombrado Año Internacional del Escepticismo



Estimados amigos: 
En vista de los recientes acontecimientos que tan de moda pusieron las ideas del “fin del mundo”, la falsa profecía maya, el cambio de polaridad planetaria e ideas similares, hoy les hago la propuesta de que el año 2013 sea nombrado como el Año Internacional del Escepticismo. 
El objetivo de esto es, promover más el pensamiento analítico e inquisitivo entre las personas, y que la gente deje de creer tanto en creencias ilógicas e irracionales, como las supersticiones y cuestiones mágicas.
El escepticismo no consiste en "no creer", pues eso solo sería un simple negacionirmo; el escepticismo contemporáneo consiste en creer en lo que es verificable por todos, es el creer en el saber corroborable a todas luces, en el conocimiento sustentable en las pruebas hechas a la evidencia. El escepticismo, antes de creer, analiza las cosas, y así checa si son reales o no. Descarta o confirma las suposiciones, no se deja llevar por la corriente de las ideas de apariencia extraordinaria. Basa su confianza en la certeza del saber y el conocimiento, no se cierra ante nuevos y distintos puntos de vista, pero todo lo analiza para no caer en engaños y errores que pueden costar caro.
Es una lamentable realidad que ideas de supuestos videntes, supuestos canalizadores, presuntos contactados o autonombrados iluminados tengan más espacio en los medios y redes, que las ideas de personas dedicadas al cultivo de la ciencia, la cultura o las bellas artes.
Es muy triste ver que los gritos de los fanáticos de ideas ilógicas, se impongan a la fuerza sobre el pensamiento racional, simplemente porque sus gritos hacen más escándalo. No podemos permitir que esto siga pasando, y debemos de hacer que las personas vuelvan al camino de lo humano, de lo racional, alejado de toda mentira y estafa de apariencia “sobrenatural”. Recordemos que si hay algo que nos distingue de los animales, es la facultad de ser inquisitivos. 
Es deplorable ver que algunas personas prefiera creer en ideas que no tienen ninguna base sustentable o verificable, solo porque esas ideas son adecuadas a sus creencias. No podemos permitir que una creencia irracional esté por encima del saber y el conocimiento. 
Les aclaro que esto no es contra alguna religión, pues las religiones no son más que normas morales para la buena convivencia humana. Las religiones no son malas, aunque algunos de sus feligreses sí lo pueden llegar a ser. Esto es contra los charlatanes y timadores que se enfundan en el mundo del misterio con máscaras de misticismo o espiritualidad para llamar la atención y engañar a las personas publicando desinformación intoxicante. 
Por ejemplo, los que promueven campañas contra la vacunación de los niños, los que dicen que las estelas de los aviones son rastros químicos (chemtrails) que envenenan a la gente, los que dicen que los eclipses causan terremotos, los que dicen que las ondas de alta o baja frecuencia pueden causar terremotos dirigidos, que los extraterrestres nos salvarán de un cataclismo que está pronto a suceder, los que promocionan terapias alternativas que no funcionan. La promoción de esos modernos mitos, puede acarrear grandes riesgos para la seguridad y salud de las personas en el futuro.      
Por esto, yo les invito a las agrupaciones y líderes dedicados a la promoción del pensamiento escéptico y a la divulgación de la ciencia, que declaren al año 2012 como el año internacional del escepticismo. 
Esta es la propuesta de su humilde servidor, esperando que sea de su agrado, y de utilidad para todos. 
Que todos tengan muy buen dìa. 
Atentamente:
Belduque.

1 comentario:

César dijo...

Primero que nada déjame felicitarte por la interesa propuesta, por favor cuenta conmigo. En cuanto a el Escepticismo repetiré lo que aprendí del máster Chavarria y que es una frase que apesar de ser mencionada muchas veces parece no ser comprendida: "el Escepticismo no es la negación de ningún evento,es simplemente la suspensión del Juicio hasta saber el origen o la causa". Por otro lado la superstición aún en pleno siglo XXI sigue siendo una predominante en los pueblos. Buena propuesta hay que darle seguimiento.