22 mayo 2012

Mis relatos cortos



Estos son unos “relatos cortos”, hechos en menos de 140 caracteres, los cuales escribí para un concurso literario por twtitter, no fui el ganador, pero me divertí mucho con estas gotas en ingenio y ocurrencias.
En algunos de ellos hay un toque de misterio, fantasía, romance o comedia.
Aquí se los comparto, espero sean de su agrado:

“Caminando por un valle te encontré, de ti me enamoré. El tiempo nos unió, nada nos separó; la muerte lo intentó pero ni ella lo logró”.


“Saliste a la ventana, me regalaste una mirada, te di mi corazón, mi vida se endulzó. Hoy descanso a tu lado, sin soltar tu mano”.


“Le vi cortar la oscuridad, quebró el estruendo, cimbró la roca, cautivó la mente, arrobó el sentimiento, rompió el caos. Era la paz”.


“Cuando escuché a mi tortuga decir "Sácame a pasear", supe que debía de ir al medico, ese pollo estaba pasado. "Alucinas!" me dijo ella”. 


“Me ladras porque avanzo o porque puedo hacer cosas que tú no? Dime si me gruñes por odio o porque no me conoces? Dime, perro, por que?”. 


“La vio en la oscuridad, podía oler su sangre, se acercó como una sombra, tenía sed. Encajó sus colmillos en ella, y se sintió vivo”. 


“Crecía en ella, mi amada, era parte mio, él no me conocía, yo ya lo quería, por él daría mi vida. Hijo, mis brazos ya te esperan”.


“Nació de un pequeño huevo, lo cuidé por semanas, su mamá furiosa me perseguía si me veía. Hoy el colibrí vuela junto a mi, no me teme”. 


“Cuánto? - dije al tendero. $300 - contestó. Se lo pagué, me dio el cuchillo. Caminé hasta llegar a casa, lo guarde bajo la almohada”. 


“Soy un alien pacifista - me dijo. No creo - le respondí mientras veía su nave sobre mi casa. Si no la quitas, te la tumbo - Le dije”. 


“Bájate del manzano!- dije a la tortuga. No quiero lechuga!- me gritó. No me van a creer que te subiste- dije. Yo tampoco- respondió”. 


“Llegó el 2012, voy por la calle cazando monstruos. La gente no lo sabe, solo busco dormir en paz. Ya anochece, tendré más trabajo”. 


“Veo sus ojos y me siento vivo. Eres un regalo del cielo- le dije. Ella sonrió y me abrazó. Al despertar vi que no estaba. Le extraño”.


“Tomé la croqueta y la comí. Ésto es lo que comes? - Le dije. Él solo movía su cola. No lo dudé, le di mi bistec. Eres un buen perro!”. 

2 comentarios:

Aldo Sanchez dijo...

Me agradaron mucho, que bueno que los publicaste Belduque.

Belduque dijo...

Gracias mi estimado Aldo!!