20 octubre 2009

Promotores de mentiras


La globalización y la red nos han dado muchas nuevas herramientas de información y de obtención de datos que nos pueden beneficiar, desde ayudarnos a realizar algún proyecto profesional o cuestiones personales, y hasta en la tarea de la escuela. Pero hay un grave problema, que no todos quieren aceptar; no todo lo que hay en la red es real, hay muchas falsedades en la red, y lo peor del caso es que hay gente que se dedica a promoverlas.

Hoy en día, prácticamente cualquier persona puede poner una página web y publicar en ella, literalmente, lo que su antojo le dicte casi sin ninguna restricción. Hay que ser realistas, esto ha sido una navaja de doble filo para la veracidad y objetividad en la información, pues aunque ha permitido la libertad de expresión en zonas y lugares en donde este derecho se ha visto censurado por regímenes dictatoriales, en otros casos se ha convertido en un verdadero obstáculo en la difusión de información adecuada para las personas, y ha contribuido a la desinformación y a la promoción del odio, la confusión y el temor.

Hablando de este último caso, de los portales que promueven cosas contrarias a los valores y virtudes humanas, lamentablemente existen muchos ejemplos, que van de los promotores del odio racial, hasta los que promueven falsas conspiraciones que no existen. Pero lo que personalmente considero que es también muy deplorable, es la existencia de portales que no solo promueven cosas contrarias a los valores y virtudes, sino que además promueven cosas que son irracionales e ilógicas. Es como si quisieran que el ser humano volviera a vivir en las cavernas.

Una cosa es intentar confundir a las personas con ataques y criticas por cuestiones sociales y políticas, pero otra muy distinta es quererle hacer creer en verdaderos engaños para hacerlas caer en fraudes que van contra la misma inteligencia humana. Como dicen por ahí, “una cosa es insultar a las personas, pero otra es querer insultar su intelecto”. Y lo más triste del caso, es que el mundo del misterio está plagado de este tipo de sitios, con sus respectivos “estudiosos” o “especialistas”.

Incluso hay algunos portales que hacen una mezcla de desinformación socio-política y falsas conspiraciones de corte ufológico, creando sin querer toda una “realidad virtual” plagada de una ficción que ellos quisieran que fuese real. Y digo, quisieran, pues abiertamente se ha descubierto que ni siquiera ellos creen en lo que publican, y saben que todo eso que dicen es falso. Pero, por alguna oscura y perversa razón, ellos desean que los demás crean que lo que dicen es real, y que ellos mismos así lo creen.

Entre estos engaños van desde supuestos reportes de cuerpos de “extraterrestres” encontrados en el monte o muertos en alguna trampa, hasta los clásicos videos y fotografías de falsos avistamientos de ovnis, y hasta imágenes de animales (vacas y caballos) siendo abducidos por supuestas naves extraterrestres. Se necesita ser muy ingenuo (o de mente muy cerrada) para creerse estos engaños, pero lo más aberrante es que supuestos estudiosos o especialistas en el tema de los ovnis, o como ellos dicen, especialistas en el tema de los extraterrestres, se dedican a difundir estas imágenes y falsas noticias como si fuesen reales, y solo en algunos casos se quieren lavar las manos con el clásico “cada quien es libre de creer”, cuando se supone que lo que están haciendo es informar de un hecho real, el cual no necesita para nada el ser creído o no, sino tener conocimiento certero del mismo.

Dentro de estos fraudes y engaños también esta el gran fracaso de la llamada “exopolítica” y la igualmente fraudulenta “exociencia”, por mencionar los más sonados últimamente entre los divulgadores de la mentira.

Existen numerosos portales que promueven los falsos proyectos de divulgación o revelación de cosas e información, supuestamente (según ellos), oculta a los ojos del mundo. Pero lo más curioso de esto, es que con que investiguemos un poco, y seamos un poco analíticos e inquisitivos, es más que suficiente para descartar y refutar todos sus comunicados, y hasta corroborar que lo que dicen es falso. Y por lo tanto, todos nos damos cuenta que, ese supuesto ocultamiento de información que los promotores de estas corrientes de la exopolítica, la exociencia y del “fenómeno extraterrestre” es completamente falso.

En realidad esos aparentes proyectos de divulgación y revelación sobre el fenómeno extraterrestre, y temáticas similares, son de muy dudosa honorabilidad y de muy dudosa ética, pues en realidad a lo único que se dedican esa a difundir engaños para confundir y distraer al público aficionado a estos temas. Ellos son las verdaderas fuentes de desinformación viral que circulan por la red, contaminando portales y mentes de cuanto este dispuesto a creer en estas falacias sin haber realizado un debido análisis y escrutinio, antes de creerlas.

Estos postulados y teoremas desinformativos y mistificantes, son verdaderos dogmas que siguen ciegamente los fanáticos a los misterios, y que sus desalmados promotores siguen esparciendo sin ninguna ética por la red (Hay que aclarar que, no es lo mismo ser un fanático, que ser un seguidor de estos temas por simple y puro interés intelectual). E incluso estos “divulgadores” o “estudiosos” de estos temas, revuelven en sus publicaciones textos e información que promueve el odio a algunas naciones, razas o religiones, y esto son claras incitaciones a la violencia contra las personas, simplemente porque a ellos así se les antoja.

La libertad de expresión no es un derecho omnipotente ni absoluto, como algunos creen, sobre él y quien lo ejerza recaen muchos deberes y obligaciones que deber de obedecerse si se quiere seguir siendo miembro de una sociedad civilizada. Debe de estar justificada no solo por el derecho, sino también por la razón y la lógica. El sentido común debe de ser el regente de este derecho, pues si no es así, esta libertad se termina convirtiendo en uno de los más viles formas de vandalismo mistificante y/o terrorismo desinformativo que hoy en día tenemos.

La falta de toda ética y seriedad da por resultado editores y redactores de publicaciones que, por ejemplo, dicen que las actuales películas de ciencia ficción que hablan sobre extraterrestres son una forma de aleccionar a la comunidad sobre la “imperante realidad que se nos viene encima”. Pero las supuestas evidencias de esta “innegable realidad” que tanto proclaman los divulgadores del tema extraterrestre, brillan por su total ausencia. Y en realidad es una lástima esto, pues como ya hemos informado en anteriores ocasiones, esto podría ser un enorme salto científico y tecnológico para la humanidad, y es algo que varios grupos de científicos buscan de manera seria y formal, alejados de tanta contaminación y corrupción generada por presuntos contactados con fama en la red y cuanto pseudo-investigador, o más bien terrorista desinformativo, se saca otra conspiración de la manga.

Me he dado cuenta de algo muy curioso, algunos de estos pseudo-personajes mistificantes y desinformadores, se han visto aludidos y/o ofendidos con estas palabras, pues un servidor no menciona sus nombres en los artículos; pues bien, con que ellos y las personas que ven sus publicaciones, se den cuenta de que ellos son lo que son, es suficiente. No pienso dar publicidad a promotores de los engaños, ni darles motivos para que se hagan, falsamente, los “mártires”, cuando ellos son los verdaderos verdugos de la información.

Si tuvieran un poco de vergüenza, deberían de hacer algo bastante sensato: Aceptar los fraudes en los que han participado y divulgado, y corregir sus faltas a la ética y a la veracidad informativa. Su su vacío existencial es tan grande que lo tienen que rellenar con mentiras y engaños, deberían de acudir con un psicólogo, en lugar de plagar la red de falsedades. La mitomanía es controlable y curable.

Todo mundo de libre de creer lo que quiera, pero al menos merece que no se le engañe con cuestiones falsas que no tienen ninguna base real. Todo mundo es libre de expresar lo que quiera sobre este tema, pero debe de apegarse a la verdad y a la objetividad si quiere ser digno de la confianza del público en general, de lo contrario solo será un generador de falacias y sofismas que vejan indecentemente al tema de los ovnis y que insultan a la inteligencia humana. No todos los ufólogos son unos truhánes, existen los serios y formales investigadores del fenómeno ovni, y cada día son más, pero siguen existiendo otros que con la máscara de ufólogos e incluso “científicos” se ponen intentar engañar al público interesado sanamente en estos temas.

De momento me despido.
Se los dejo de tarea para que lo piensen.
Que tengan buen día.

Fuente: http://info7.mx/editorial.php?id=997&secc=19

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece brillante su opinion, desde ya opino lo mismo, no niego la posible existencia de seres extraterrestres en algun planeta, pero q anden por el nuestro haciendo cosas extravagantes y misteriosas, me parece una estupidez de gente q no sabe q hacer con su vida y en vez de ver hacia adentro busca muy hacia afuera y encima trata d hacer creerlas a otro monton d personas q tampoco busca en su interior generando asi caos. Busca primero el Reino de Dios y su Justicia y lo demas os sera agregado, eso lo dijo Jesucristo, hagamosle caso,fue un hombre sabio.

duare dijo...

Desde su punto de vista, ¿Quienes son los ufólogos serios y formales...?¿Puede dar nombres?

Belduque dijo...

Estimado Duare:
Podría mencionar a varios de ellos, desde miembros de la MUFON, la OMIFO, de GEIFO, La Esfera Azul y otros más; pero más sencillo, son todos aquellos que se basan en los hechos reales, en las pruebas y evidencias sustentables, y no en suposiciones sin base real, y por si fuese poco, los que son analíticos e inquisitivos en sus investigaciones.
Que tengas buen día.
Bye!